españoles podrían perder su fe.

Españoles podrían perder su fe

España.- Según estudios recientes 2 de cada 10 españoles ya no practican ninguna religión por lo que podrían perder su fe.

Los estudios de la fundación Ferrer i Guárdia el del 25 al 30 por ciento de los españoles ya no creen en nada, frente al 60 por ciento que es de religión católica y el otro 05 – 10 por ciento cree en otras religiones.

Josep Mañé asegura que la tradición política de España es muy distinta a las del resto de Europa, sin embargo, con los recientes estudios religiosos comprueban que la tendencia “atea” en españoles irá transformando  el pensar de los ciudadanos poco a poco.

El sociólogo también recalca que, aunque tardía, esta tendencia no es nada nueva dentro de las ciudades españolas puesto que se ha venido desarrollando desde 1980.

Los estudios realizados han demostrado que los jóvenes entre 18 y 34 años no profesan ninguna religión, mientras que entre los mayores sólo un 6 por ciento no cree.

La religiosidad en España varía dependiendo de la localidad, pues se revela que en ciertas ciudades ya no se profesa como antes.

Según el informe de Mañé los ritos también han cambiado con el pasar de los años y que la fe ha decaído sobretodo con las rupturas de matrimonios.

Estadísticas comprueban que los españoles podrían perder su fe

En Murcia hay mayor proporción de creyentes, por lo menos el 91 por ciento de los ciudadanos son católicos.

Mientras que en otras zonas como Cataluña sólo el 50 por ciento de los habitantes son creyentes.

Más del 60 por ciento de los matrimonios, actualmente, en España son oficializados por el civil.

El 40 por ciento de los bautizos del país son realizados sin agua bendita y por el civil.

Estas estadísticas se han comparado con las estadísticas de los años 90 y los años 80, y se evidencia un gran descenso en la religión.

Los estudios arrojan que tal decadencia de la fe se debe a que las nuevas generaciones ya no creen en el catolicismo o en otras religiones como lo hacían sus antepasados.

Para finalizar, Mañé aseveró que estas estadísticas irán creciendo con el pasar de los años y no solo en España sino a nivel mundial.