Internacionales

Estados Unidos mostró arsenal atómico para evitar holocausto

Norteamérica mostró su arsenal conocido cono la Triada Nuclear, confíado en su Política de Disuasión, como estrategia para evadir un holocausto.

Aunque desde Washington rechazaron toda similitud entre los años de la Guerra Fría y la de hoy, la verdad es que los periódicos vuelven a hacerse eco de hechos que no se reportaban desde la caída del muro de Berlín en 1989.

Los últimos ensayos de misiles balísticos intercontinentales completados por el régimen de Corea del Norte o las denuncias por parte estadounidense contra Irán, país al que acusa de violar de forma sistemática el Acuerdo Internacional Nuclear firmado en 2015, han generado que la oportunidad de una guerra atómica vuelva a estar sobre la mesa del Despacho Oval.

Funcionamiento de la Triada Nuclear

Es en este ámbito donde cobra particular importancia la Triada Nuclear. El real músculo con el que el Pentágono intenta disuadir algún ataque de otra nación. Por medio de la no muy velada amenaza de que la acometida va a ser respondida por un ataque atómico. Con la capacidad de barrer del mapa al Gobierno enemigo.

“El papel primordial de las armas nucleares para nosotros es disuadir a nuestros adversarios. Tranquilizar a nuestros socios y proteger a los EEUU”, detalló el capitán Mark Graff, representante de las Fuerzas Aéreas.

La Triada se refiere a los tres “elementos de disuasión” con los que cuentan las Fuerzas Armadas estadounidenses. Los bombarderos estratégicos, los submarinos nucleares y los misiles balísticos intercontinentales.

“Visibilidad, elasticidad y aptitud de supervivencia”, enumeró Graff, serían las considerables propiedades de todos estos tres elementos.

Los misiles intercontinentales son el elemento aparente de esta política, ya que su localidad es popular. Como lo es además su capacidad de devastación. El Pentágono reconoce tener 406 proyectiles. “Enterrados bajo tierra” en tres bases militares repartidas en la región norte del país.

La flexibilidad la aportan los bombarderos estratégicos, principalmente los B-2 y los emblemáticos B-52. Este último fue construido en octubre del año 1962.

Por la amenaza norcoreana, no se descarta que El Pentágono ordene que estos aparatos entren en alerta. Lo que podría suponer que se mantuvieran en el aire de forma recurrente.

Ainalem Centeno

Licenciada en Comunicación Social.

Artículos relacionados

Close