Estas son visitas imprescindibles en Tokio

Japón.- Tokio es una ciudad muy moderna y dinámica que atrapa al visitante con la rapidez con la que se mueven sus habitantes.

Hay muchas cosas que ver en la capital de Japón, pero sin duda hay lugares que son imprescindibles. La primera parada debe ser en el  Tokyo City Hall, para tener una vista de toda la ciudad desde el observatorio.

El Shinjuku Gyoen National Garden es una muestra de los jardines tradicionales japoneses. Al salir de allí vaya a la estación Shinjuku, la más transitada del mundo, y luego de una vuelta por Depachika, el centro comercial interno, donde puede aprovechar para comer algunos platillos japoneses.

[pullquote]Algunos de los locales nocturnos no atienden a extrajeros. Tómelo en cuenta[/pullquote]

El Santuario Meiji Jungu se encuentra en una zona boscosa en medio de la gran ciudad. Sus famosas puertas Torii son realmente enormes.

Santuario Meiji Jungu

El distrito de moda Haraku está a pocos metros de santuario y allí podrá ver lo diferentes que son las vestimentas japonesas actuales.

Tome el tren y diríjase al Shinjuku Bar y vea el espectáculo de luces de neón en las noches. Tome en cuenta que algunos de los locales nocturnos no atienden a extrajeros.

Si quiere ver la venta de pescados más grande del mundo, el mercado Tsukiki, debe levantarse muy temprano. La subasta de atunes es un espectáculo digno de verse. Si es amante de la comida japonesa, en las puertas del mercado podrá probar el sushi más fresco de todo el país.

Ueno Park  es uno de los parques más grandes de Tokio y es la sede del Museo Nacional, entre otros museos. No deje de recorrer la Galería Japonesa y Asiática.

Ueno Park

Cerca de la estación de metro se encuentra la entrada a Ameyokocho, un pequeño barrio donde venden prácticamente de todo.

Asakusa es el templo más antiguo y famoso de Tokio, donde se ubica un enorme incensario. Nakamise Dori es una calle cercana al templo, llena de pequeñas tiendas que venden dulces y artesanías japonesas.

Cruce peatonal de Shibuya

Por último, recorra Shibuya y su cruce peatonal, el más concurrido del mundo. Es uno de los distritos más modernos y donde vale la pena ver las cosas exóticas que se muestran en las vitrinas.