Internacionales

Experto aseguró que plan energético de López Obrador requerirá importar más petróleo

Al respecto del grado de rentabilidad que podría generarle a México la importación de crudo o combustibles ya refinados, el analista asegura que eso dependerá del tipo de crudo y refinería que se construya.

Una de las banderas de campaña y grandes objetivos del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, es impulsar un cambio radical a la reforma energética creada por el presidente Enrique Peña Nieto. Lo que propone el líder de Morena es mejorar las refinerías y construir una o dos para acabar con la importación de gasolina y diésel.

El detalle es que esa medida obligaría al Gobierno a comprar más petróleo crudo para poder alimentar las refinerías. La estatal petrolera Pemex no produce el crudo pesado que se necesita para la producción de gasolina. Por ello, el Gobierno se vería obligado a importarlo, según explicó el analista Javier Díaz, consultor de energía de S&P Global Platts.

Lea también: Inflación en México podría alcanzar niveles superiores en tres meses

“La demanda de gasolina está aumentando. Si quieres desplazar todas las importaciones de gasolina y diésel debes producir más; entonces, necesitas de la importación de materia prima”, señaló el especialista.

La magnitud del proyecto energético de López Obrador

La materia prima es el crudo pesado. Al tratar de impulsar la producción nacional de gasolina para abastecer el mercado interno y el mercado internacional, la compra de petróleo crudo es primordial para lograr un cambio de paradigma en la industria energética mexicana.

En México, la producción de crudo está por debajo de los 2 millones de barriles diarios. Según estimaciones de Díaz, no aumentará hasta dentro de algunos años.

El Gobierno deberá esperar a que las licitaciones derivadas de la reforma energética cosechen sus frutos.

Al respecto del grado de rentabilidad que podría generarle a México la importación de crudo o combustibles ya refinados, el analista asegura que eso dependerá del tipo de crudo y refinería que se construya.

Si México importa crudo ya refinado, se ahorrará ese costo de elaboración en el proceso de producción durante un tiempo.

Cifras oficiales del Gobierno mexicano indican que en 2017 se importaron más de 800 mil barriles diarios de gasolina y diésel.

Si el país logra construir dos refinerías con capacidad de 300 mil barriles cada una, aun así no será suficiente para sustituir las importaciones de gasolina.

De materializarse esta medida, México podría experimentar un repunte económico a partir de la expansión del mercado laboral interno.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close