Fantasma del racismo recorre Francia

Francia.- La intimidación en alusión a un posible atentado terrorista durante el venidero fin de la campaña electoral, colocó en la palestra pública un asunto cada vez más controvertible y doloroso en  la República de Francia. Y lo ha hecho debido a que durante los dos últimos años el Frente Nacional ha salido fortalecido tras cada agresión en territorio galo, gracias a sus habilidades de repliegue sistémico y clausura de fronteras, el establecimiento de asignaciones con un máximo de recepción de diez mil emigrantes legales por espacio de un año y la cuestión de identidad, con la derecha representativa y la extrema derecha reclamando a pleno pulmón la protección de las raíces cristianas en una nación cada vez más intolerante con todas las religiosidades.

“Uno de los retos del venidero quinquenio presidencial será apartar la cuestión de la inmigración de la amenaza terrorista”, analizó François Gemenne, científico de cuestiones migratorias en Sciences Po. “Los límites fronterizos se han cristalizado como un asunto de crispación que el contiguo gobernante deberá corroborar o sustituir por una política que brote de la retórica del repliegue”, añadió.

Resultado de imagen para elecciones en francia

Según reseñó  el portal de El Mundo, en la República de Francia, cerca de un sesenta por ciento de la población aprecio que existen demasiados inmigrantes en el territorio. Entre ellos, el tema es una preocupación primordial para el electorado del Frente Nacional: cerca de un ochenta por ciento de sus votantes se disponen con sustento a la cuestión migratoria, por delante de otras provocaciones nacionales como la seguridad o el capital de la nación.

De ahí que la protección de lo que el Frente Nacional denomina la “prioridad nacional“, invada y conquiste la mayor parte de sus manifestaciones de calle.

François Fillon decidió continuar la línea frentista: limitar la inmigración a su mínima expresión. Según el esquema del conservador, la cantidad de inmigrantes permanecería fijada en la Constitución. Al mismo tiempo de endurecer el camino a la nacionalidad y la habilidad de reagrupamiento familiar, Fillon lanza flechas con el mismo testimonio que su antagonista: “el repliegue de identidades prospera y la integración recula. La unidad nacional precisa otra capacidad de inmigración”.

The following two tabs change content below.

Comments

comments