Travel

Frágil ecología obligará a regular viajes a la Antártida

China prohibió construcciones, caza y llevar turistas a ese delicado ecosistema

China.- La frágil ecología obligará a regular los viajes a la Antártida con fines turísticos, los cuales generan un desequilibrio en ese sensible medio ambiente.

El continente antártico es el cuarto más grande luego de Asia, América y África. La Antártida es dos veces más grande que Australia.

No sólo eso, sino que goza de un 98% de cobertura de hielo, y el espesor es de 1,9 km. Ese hielo se extiende a casi todos los puertos.

Ese escenario la convierte en un lugar altamente atractivo para el turismo de aventura por las gélidas temperaturas, pero no sólo eso. Es un lugar con un ecosistema sensible.

Resultado de imagen para turismo en la antártida

Desde el viernes pasado las autoridades de China regulan los viajes a la Antártida para protegerla.

Su frágil ecología y la visita de los turistas estarían generando problemas.

A raíz de ello, las nuevas directrices de la Administración Estatal de Oceanografía determinaron que se prohibirá la caza de animales salvajes.

A la lista se suma la construcción, la cual también quedó paralizada, así como la entrada en áreas especiales de conservación.

No se podrá realizar tampoco la recolecta de muestras de suelo y de rocas; ni se podrán llevar materiales peligrosos.

Viajes a la Antártida

La especie más peligrosa es la humana. Ella se ha encargado de desforestar, destruir y lastimar todo lo que es vida dentro del ecosistema.

Incluso los que tratarían de ayudar al medio ambiente al final terminarían haciendo daño con sus investigaciones.

Una de las actividades más lucrativas y más peligrosas para el ambiente es el turismo. Al no cumplirse con las normas se colocaría en peligro todo lo bello que por obra natural está sobre la tierra. 

De momento, los viajes a la Antártida quedaron suspendidos. Los turistas que asistan deberán llevar consigo todos los desechos sólidos que generen.

En algunos casos esos desechos deberán ser quemados en instalaciones especiales, y luego deberán llevarse los restos. 

Los turistas que infrinjan las normas deberán asumir el costo de restauración al medioambiente.

Sin embargo, si alguien osa ocasionar un daño a la Antártida ni todo el dinero del mundo podría corregirlo.

China concluyó que en 2017 viajaron más de 5.300 turistas a la Antártida. Los turistas que más se reciben son procedentes de China, y en segundo lugar de Estados Unidos.

Erika Rojas

Periodista venezolana

Artículos relacionados

Close