Francisco y su reflexión acerca de la Cuaresma

Vaticano.- En el primer día de la Cuaresma del 2017, la Misa presidida por el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica fue celebrada en la Basílica de Santa Sabina.

Durante su homilía, el Papa explicó la importancia de la Cuaresma y el significado de este tiempo litúrgico, marcado por el inicio del Miércoles de Ceniza. La sintetizó como “el camino de la esclavitud a la libertad, del sufrimiento a la alegría, de la muerte a la vida”.

El Evangelio del día es el de Joel 2:12-18. En él se basó el Papa en su discurso hacia la comunidad cristiana. Comenzó haciendo hincapié en que nadie podía sentirse excluido de la misericordia de Dios. El profeta Joel se dirigió al pueblo en nombre del Señor y convocó a todos: ancianos, pequeños, niños, casados. Al respecto, Francisco señaló que “también nosotros queremos hacernos eco de este llamado”.

Definió a la Cuaresma como el camino que conduce a la victoria de la misericordia sobre todo aquello que busca aplastarnos o rebajarnos a cualquier cosa que no sea digna de un hijo de Dios.

Luego, Francisco se refirió a las cenizas, las cuales hacen recordar a los fieles que “hemos sido tomados de la tierra, somos de barro en las manos amorosas de Dios que sopló su espíritu de vida sobre cada uno de nosotros y lo quiere seguir haciendo”.

El Obispo de Roma aseguró que Dios salva a su pueblo de la asfixia sofocante generada por los egoísmos y las ambiciones mezquinas. “Vivir la Cuaresma es anhelar ese aliento de vida que nuestro Padre no deja de ofrecernos en el fango de nuestra historia”.

“La Cuaresma quiere decir «no» a la polución intoxicante de las palabras vacías y sin sentido, de la crítica burda y rápida, de los análisis simplistas que no logran abrazar la complejidad de los problemas humanos, especialmente los problemas de quienes más sufren”, expresó Francisco de acuerdo al reporte de Aciprensa.

Concluyendo la homilía, el Papa explicó que la Cuaresma es tiempo de memoria, de pensar y hacernos preguntas del tipo: ¿Qué sería de nosotros si Dios nos hubiese cerrado las puertas?”. Luego agregó que es el tiempo para volver a respirar y abrir espacio en nuestra vida para el bien, despojándose del encierro.

Fotografía cortesía de Gabriel Andrés Trujillo Escobedo | Flickr | Creative CommonsAttribution-Share Alike 2.0 Generic

The following two tabs change content below.
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo. Redactora en Segundo Enfoque.

Comments

comments