Futuro de los pueblos nativos está en riesgo

La Agenda y Programación de Desarrollo Sostenible del año 2030 regirá al mundo en los próximos quince años y el término es claro: no dejar a nadie atrás. Pero, ¿cómo hacer para que estos aborden los enfoques de progreso de las minorías?

Según reseñó el portal El País de España, en la actualidad los dirigentes y representantes mundiales contienden sobre cómo puntualizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), igualmente conocidos como Objetivos Mundiales, que sustituyeron a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en el año 2015.

Esta voluntad global muestra grandes retos para las naciones que cuentan con poblaciones nativas, debido a que en la generalidad de los casos no tienen estadísticas estatales confiables que muestren el escenario de estas comunidades. La falta de identificaciones en sí misma segrega y destierra sus demandas en las agendas oriundas y políticas oficiales.

Los 370 millones de féminas y hombres nativos del mundo permanecen sobrerrepresentados entre los necesitados, incultos y desempleados. El divisor común entre todas las provincias es la falta de identificaciones desagregadas.

Resultado de imagen para indígenes del mundo

Como todo proyecto ambicioso, los Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen que corregir discrepancias creadas por sistemáticas estandarizadas de perfeccionamiento que tienden a beneficiar a las sociedades dominantes.

Gran parte de las nociones empleadas en la medición de patrones de vida no se relacionan con la realidad en la que viven los pueblos originarios.

Por ejemplo, las dilucidaciones de jubilación, salud y penuria resultan muy desiguales para los pueblos nativos y se transforman según cada comunidad. Quizás la más significativa sea la ilustración de pobreza, a la que los pueblos nativos figuran como “vivir sin tierra”.

Para ellos, la correspondencia con la tierra representa la base material de su consonancia y espiritualidad como pueblos. Es este arquetipo de dimensión atributiva el que se halla lejano en las actuales averiguaciones y censos nacionales.

Datos de una histórica injusticia social

Una nueva decisión e iniciativa global amparada por las Naciones Unidas y la Unión Europea (UE), el Navegador Nativo, rescatará un rol clave para aseverar que los pueblos originarios puedan compilar y utilizar datos sobre sus derechos para encumbrar sus demandas.

El Navegador Nativo brinda instrumentales gratuitos en línea de base patrimonial y comunitaria para monitorear la ejecución de los derechos nativos, y los primeros datos de código abierto se encontrarán disponibles en una base interactiva en el año 2018.

The following two tabs change content below.