Deportes

Guillermo Barros Schelotto: “Vamos a jugar así hasta junio”

Boca Juniors.- Luego del empate 0-0 ante River en el Monumental, el nuevo DT de Boca, tuvo la palabra. Guillermo fue sincero luego del Superclásico, reconoció los problemas de mitad de cancha hacia arriba y dejó en claro que “si Boca no tuviera problemas no hubiese cambiado de técnico”.

El Mellizo volvió a pisar el Monumental en la tarde de ayer por el  Superclásico de la 6ta fecha del Torneo de Primera División. En esta oportunidad, como DT del Xeneize. La última vez que lo había visitado con Boca fue hace un poco más de 11 años en el Apertura 2004 cuando el  entonces equipo de Miguel Brindisi cayó por 2-0 ante los dirigidos por Leonardo Astrada.

Años más tarde, ya retirado como jugador y tras estar como entrenador de Lanús, el mellizo volvió a enfrentar al Millonario con el equipo de la Ribera, pero esta vez vestido de traje. Durante todo el encuentro se lo notó enérgico, dando indicaciones y hablando con su hermano, Gustavo, quien tampoco paraba de indicar a sus jugadores.

El 0-0 ante River, denotó mal presente de Boca y una clara superioridad que el local, en un Monumental que lo recibió a puro abucheo y silbidos. Incluso se hizo presente una bandera justo detrás del banco donde se encontraba el cuerpo técnico visitante: “Guille, llorón, saludá”, decía el cartel blanco con letras rojas.

Con respecto al entrenador millonario, Guillermo fue cordial y respetuoso: “Nos une una relación de respeto, y creo que es mutuo”. Los periodistas buscaban alguna que otra declaración picante contra su ex rival en el campo de juego, pero no la encontraron: “Tengo una excelente relación con él, son opiniones”, dijo cuando le dieron la oportunidad de responderle al Muñeco Gallardo respecto de que “tomaba como excusas a quienes argumentaban en el desgaste físico por jugar cada tres días el mal rendimiento de un equipo o sus jugadores”.

Gustavo, hermano y ayudante de campo de Guillermo, fue incluso más efusivo durante el encuentro. Alentaba a los jugadores que ingresaban, buscaba ordenar tácticamente a los que estaban dentro a puro grito y hasta terminó sin voz. Se le escuchó gritarle a Bentancurt, y hasta al uruguayo Nicolás Lodeiro: “Lodeiro, rompele el arco!”.

Ahora Boca piensa en Bolívar, al que se enfrentará el próximo jueves 10 de marzo, a las 21:45 en el Estadio Hernando Siles por la fase de grupos de la Copa Libertadores.

A modo de recuerdo, aquí va un vídeo rememorando los cruces de Marcelo Gallardo y Guillermo Barros Schelotto como jugadores en Boca-River respectivamente:

 

 

 

Camila Marina Gómez

Estudiante de Ciencias de la Comunicación, Uba y Periodismo en Eter. Contacto: [email protected] http://facebook.com/camicmg http://twitter.com/caamicmg

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close