Gustavo Arribas involucrado en investigación a Odebrecht

Argentina.- Gustavo Arribas, jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), habría recibido dinero de un operador brasileño.

El monto, calculado inicialmente en 600.000 dólares, fue transferido a Arribas por un operador vinculado a la constructora brasileña Odebrecht y que ya ha sido condenado por pago de sobornos. Se especula que además del pago inicial, el jefe de Inteligencia habría recibido otros cuatro pagos por sumas similares.

Arribas es amigo personal del presidente de Argentina, Mauricio Macri, y sus allegados han señalado que el primer monto que indican es menor a la cantidad filtrada a los medios, y corresponde a la supuesta venta de un inmueble.

Un diario argentino ha señalado que Leonardo Meirelles, el operador cambiario involucrado en la transacción, se acogió al régimen de la “declaración premiada”. Este régimen supone que el sospechoso de corrupción entregue información a la Justicia de su país, a cambio de beneficios procesales.

En este caso, los datos aportados por Meirelles se refieren a miles de transferencias bancarias en el marco del caso de corrupción que se conoce con el nombre de Java Lato.

Según el diario, se realizaron 5 transferencias por un total de US$ 594.518, a una cuenta en Suiza perteneciente a Arribas, desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño controlaba a través de la empresa RFY Import & Export Limited.

Se trata de una empresa off shore o de maletín, que fue creada para el pago de sobornos, lavado de activos y evasión de impuestos.

Odebrecht es una constructora brasileña con presencia mundial, que ha participado en diversos negocios en la Argentina,  y está acusada de pagar cuantiosas comisiones para conseguir contratos.  El escándalo involucró a varias personalidades del entono de los Kirchner, incluyendo al execretario de Transporte Ricardo Jaime, entre otros.

En Brasil, Odebrecht tiene varios procesos abiertos por su vinculación a pagos para lograr la contratación de obras, que vinculan al expresidente Lula Da Silva, su esposa,  y a otros altos funcionarios públicos.

La empresa ha recibido contratos de envergadura en casi todos los países latinoamericanos, incluyendo Venezuela, donde estuvo encargada de la obras de ampliación del sistema subterráneo de transporte.