Cultura

Hallan un Caravaggio perdido en el tiempo

Toulouse.- El encuentro se produjo en 2014 en el ático de una casa, y aunque aún no se comprobó su autenticidad está valuado en 120 millones de euros.

La sorpresa llegó para una familia francesa cuando hace tan sólo un par de años, en el 2014, a raíz de una gotera que necesitaban reparar se encontraron con lo que podría ser una obra maestra del pintor italiano Michelangelo Merisi, más conocido como Caravaggio. El cuadro se encontraba en un cuarto del altillo de su hogar que hasta ese momento nunca habían abierto; tras romper la puerta, quedaron sorprendidos al toparse con el mismo, que se estima permaneció escondido allí por alrededor de 150 años.

El cuadro retrata una escena bíblica muy conocida y que ha sido representada en muchas otras ocasiones; se trata de Judith decapitando a Holofernes, un general asirio. Una de las versiones más conocidas es la de Artemisa Gentileschi, también italiana, pintada en 1613, aproximadamente. Existe una primera versión realizada por Caravaggio en 1599, de la cual está comprobada su autoría, que también fue creída perdida hasta su redescubrimiento en la década de 1950, y que se encuentra en exposición en la Galería Nacional de Arte Antiguo de Roma. La encontrada en el ático en las afueras del pueblo francés de Toulouse sería una reinterpretación llevada a cabo en la ciudad de Roma entre el 1600 y 1610, según aproximaciones de los especialistas. Actualmente se encuentra en exposición en París. De demostrarse su auntenticidad, el gobierno Francés tendrá la oportunidad de ser la primer opción para comprarla, por lo cuál han prohibido su salida del país por 30 meses.

conferencia-de-prensa-caravaggio_segundoenfoque

Aunque no ha sido comprobado si realmente es un Caravaggio original, la pintura de estilo barroco está valuada en 120 millones de euros (unos 136 millones de dólares) y se encuentra en excelentes condiciones a pesar de haber permanecido durante tantos años en el ático. Las dificultades a la hora de atribuírle un autor empiezan, principalmente, por el hecho de que Caravaggio no firmaba sus obras y a raíz de esto hay una gran cantidad de copias de su trabajo. Las opiniones por parte de los expertos se encuentran muy divididas, ya que muchos aseguran que es original debido a los “tics” característicos del italiano que pueden observarse: “Un pintor es como nosotros, tiene tics, y en esta (obra) están todos los tics de Caravaggio. No todos, pero muchos de ellos, lo suficiente para estar seguros que esta es la mano, esta es la escritura de un gran artista“, comenta Eric Turquin en una conferencia de prensa realizada el martes, encargado junto a su agencia de arte de recuperar la pintura desde su encuentro hace dos años y que se ocupó de consultar a varios especialistas. Sin embargo, otros expertos en Caravaggio atribuyen el cuadro a Louis Finson, pintor y marchante del arte flamenco que tenía en su poder varias obras del artista itálico y realizó fieles copias de ellas; uno de ellos, Richard E. Lanza, considera que es muy dudoso que Caravaggio haya sido el verdadero autor ya que el manejo de las pinceladas no lo convencen, sumado a otros detalles de la anatomía de los personajes que no eran del todo convincentes. “Hay un trabajo de pincel de luz bajo el ojo de Holofernes que no tiene relación con la estructura de una cabeza”, apunta Lanza. “En conjunto, la imagen se ve bastante gruesa y pesada para mí”. De todas maneras, y como menciona Turquin, será imposible llegar al completo concenso respecto a quién fue el verdadero autor. Pero lo que sí es seguro es que, sea de quien sea, es una verdadera obra maestra.

judith-decapitando-holofermes_segundoenfoque

Michelangelo Merisi da Caravaggio fue un pionero de la pintura barroca y gran exponente de este estilo, nacido en 1571 en la ciudad de Milán. Se desarrolló como un pintor activo en Roma, Nápoles, Malta y Sicilia entre 1593 y 1610, año de su muerte. Si bien se dedicó principalmente a plasmar escenas religiosas en sus pinturas, su trabajo muchas veces escandalizaba a sus clientes y fue muy controversial en sus inicios: algunas razones de esto fueron que sus obras eran de un gran nivel de realismo, y, por otro lado, los modelos que seleccionaba pertenecían a los estratos más bajos de la sociedad, detalle mal visto debido a que al resaltar los tintes humanos en sus personajes, dejaba ver sus rasgos “vulgares” que no se condecían con la visión de pureza presente en la sociedad de la época. Todo esto reforzó en Caravaggio el afán por realizar obras lo más realistas posible lo que lo llevó a crear un nuevo estilo de naturalismo, caracterizándose por siempre respetar los detalles propios de sus modelos y negándose a modificarlos con el fin de hacerlos ver “más bellos” a pedido de sus clientes; la teatralización de los objetos, el dramatismo y el manejo de los claroscuros son recursos típicos en su obra. En Roma fue el pintor más aclamado durante sus años de vida, siendo contratado para pintar importantes escenas religiosas como por ejemple en la Capilla Contarelli. Fue un hombre con una vida violenta y tormentosa; en varias ocasiones fue encarcelado por riñas, e incluso llegó a asesinar a un hombre. A pesar de haber sido muy famoso y reconocido en su época, a raíz de estos desafortunados eventos su carrera comenzó a decaer y cayó en una fuerte depresión que años más tarde desembocaría en su misteriosa muerte.

Martina Jaureguy

Estudiante de Periodismo en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close