Hallaron huesos en el corazón de Roma

Italia.- Unos fragmentos óseos encontrados en un templo medieval en el corazón de la ciudad de Roma y unas inscripciones con la designación de San Pedro reavivaron y dieron apertura al enésimo capítulo del secreto milenario de las reliquias del primer Papa del Cristianismo.

Según reseñó el portal Cromo, el descubrimiento se remonta a hace algunos meses, cuando durante las labores de restauración de Santa Maria in Cappella, un santuario del viejo sector romano de Trastévere, un obrero observó que la piedra que abriga el altar había sido deslizada.

“Temí que unos ladrones hubiesen pretendido robarla y, al aproximarme, observé en el interior del altar una depresión que sujetaba dos pequeños recipientes de cerámica”, explicó el historiador del arte Massimiliano Floridi, declarante del descubrimiento. “En los recipientes se encontraban escritos los calificativos de los primeros papas, San Pedro, San Félix, San Calixto. No soy científico arqueológico, pero concebí que eran muy antiguos, la emoción fue grandiosa”.

De este modo, la apertura de los recipientes dejó ver la presencia de fragmentos óseos “que fueron instalados en otros frascos y transmitidos a la parroquia de la ciudad de Roma a la espera de exámenes más profundos”, agregó Floridi.

A pesar de que en esta etapa no se puede obtener ninguna conclusión en relación al origen de los huesos, el hallazgo vigorizó las conjeturas sobre los restos de quien es considerado el colonizador de la Iglesia Cristiana. Según la tradición católica, los restos óseos de San Pedro se almacenan bajo la basílica vaticana que lleva su nombre, aunque el Vaticano nunca refrendó que sean genuinos.

Resultado de imagen para Hallaron huesos en el corazón de Roma

En este nuevo suceso de un misterio de dos mil años, diferentes indicios llaman la atención de los especialistas. Entre ellos, un epígrafe en la entrada de Santa Maria in Cappella según el cual este santuario enclaustra importantes reliquias, con una lista que contiene los nombres de San Pedro, San Félix, San Calixto, así como de los venerados Hipólito y Anastasia.

Papa y antipapa

“Hallamos los mismos nombres tanto en las tapas de plomo que envolvían los recipientes, como en las chapas de hierro dentro del altar y en el acceso de la iglesia en un epígrafe que data de su institución”, explicó a la AFP Cristiano Mengarelli, el arqueólogo que supervisó el descubrimiento.