Hombre estuvo 19 años en coma y despertó

Polonia.- En 2007, un hombre despertó luego de haber estado casi veinte años en coma.

Corría el año 1988, cuando Jan Grzebski de Dzikow, de 65 años, entró en estado de coma. Esto se desencadenó tras haber sufrido un grave accidente mientras trabajaba. Él era un trabajador especializado en el ámbito del ferrocarril.

Grzebski había perdido el conocimiento cuando Polonia era comunista. De hecho, un año después del accidente, el gobierno marxista-leninista fue derrocado y se cambió la constitución: se declararon en democracia III Rzeczpospolita. En cambio, cuando se despertó se encontró con una Polonia democrática y libre.

 

A ella le debo la vida

Sin embargo, la modificación del régimen político no fue el único acontecimiento radical al que se enfrentó tras haberse despertado diecinueve años después: desde cómo se podía obtener la carne en los últimos años hasta el uso masivo de los teléfonos celulares, había comentado Jan a los medios locales. También había descubierto que sus cuatro hijos habían tenido familia y en total eran once nietos. Dos décadas, son mucho.

Su esposa fue quien movía su cuerpo todos los días para evitar que Jan se lastimase con el roce permanente de la cama. No lo había abandonado nunca y hasta incluso afirmó que “a ella le debo la vida“.

Los médicos habían descartado la posibilidad de que Grzebski pudiese volver a la vida. Le habían sugerido, varias veces, que se le aplicase la eutanasia. Pero ella nunca desistió, tenía fe y su marido se recuperó.

Otras fuentes habían informado sus dudas respecto a Jan. En paralelo, se afirma que no estaba en coma sino que no podía hablar pero que sí podía escuchar, que sí era consciente. Que, en realidad, lo que padecía era de paralización física. De todas formas, se trata de una llamativa historia.

Falleció el 12 de diciembre de 2008, un año después de su despertar.

El Santo Papa Juan Pablo II había dicho que la eutanasia “en vez de rescatar a la persona de los sufrimientos, la suprime”, que es “uno de los dramas causados por una ética que pretende establecer quién puede vivir y quién debe morir”.

Martin Pistorius tenía doce años cuando cayó en coma y a sus veinticuatro despertó. Puede hablar, moverse, utilizar la tecnología sin problemas. Otro caso y aún más sorprendente es el de Reuben Nsemohes. Se dice que, al despertar, ya no hablaba en su idioma materno. Había nacido en Estados Unidos y sin embargo se comunicó en español, idioma que había aprendido en su infancia-adolescencia.

The following two tabs change content below.
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo. Redactora en Segundo Enfoque.

Comments

comments