homofobia

Homofobia y crímenes de odio siguen cobrando víctimas en Brasil

Brasil.- Los crímenes de odio y la homofobia siguen multiplicándose en Brasil y los asesinatos de personas de la comunidad LGBT ya suman 227 en lo que va de año.

El gigante suramericano lidera el ranking de los países con el mayor número de asesinatos de la comunidad LGBT en el continente americano.

Asó lo arrojó un informe emitido por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros e Intersexuales (ILGA).

Los activistas de la diversidad sexual en Brasil denunciaron que las autoridades no tienen programas que permitan prevenir este tipo de delitos. 

El presupuesto para el combate de la homofobia cayó de un millón de dólares en 2008, a 165.000 dólares en 2016.

Doscientas veintisiete personas murieron en hechos violentos relacionados con su orientación sexual o identidad de género en Brasil durante el año 2017.

De esta cifra 125 son travestis y transexuales. En el año 2016 hubo 343 homicidios, de los cuales el 43 por ciento eran travestis.

El congresista Jean Wyllys señaló que los actos represivos contra la comunidad LGBT también aumentaron en los últimos años “por la incitación a la violencia alentada por las iglesias evangélicas”.

El caso de la travesti Dandara dos Santos, quien fue torturada y golpeada en la ciudad de Fortaleza, generó protestas por parte de la comunidad LGBT.

Extremos de la homofobia: terapias para la homosexualidad

La reciente aprobación de las llamadas “curas contra la homosexualidad” también hizo que se incrementara la cantidad de protestas de la diversidad sexual.

El juez decimocuarto del Distrito Federal de Brasilia, Waldemar Claudio de Carvalho, autorizó que los psicólogos ofrecieran terapias de conversión sexual.

Tres psicólogos solicitaron revocar una resolución del Consejo Federal de Psicología de 1999, que prohíbe a los profesionales que ofrezcan tratamientos que consideren la homosexualidad como una enfermedad.

El pasado 22 de septiembre la policía militar de Brasil reprimió una protesta contra este fallo, hecho que dejó un saldo de varias personas detenidas.

En 1992 la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerar la homosexualidad como una patología médica. 

Según un comunicado emitido por el juez, en ningún momento trató la homosexualidad como una enfermedad o un trastorno psíquico.

El magistrado recalcó que sólo dio respuesta a la solicitud de un grupo de profesionales que quería ofrecer terapias sexuales.