Arreció la persecución en Indonesia a la comunidad LGBT

Indonesia.- La aplicación de la ley islámica o sharia a la comunidad LGBT de Indonesia originó más de 200 detenciones en lo que va de año en todo el país.

La persecución a los miembros de la diversidad sexual también dejó decenas de acusaciones de violar la ley contra la pornografía.

Esto ocurre a pesar de que la homosexualidad solo es ilegal en la provincia de Aceh, donde sí se aplica la sharia .

Los activistas de derechos LGBT del país y varias ONG internacionales como Human Rights Watch (HRW), denunciaron que la Policía utilizó esa ley para criminalizar a todas las personas LGBT.

Según HRW, los discursos homofóbicos por parte de políticos y funcionarios se incrementaron de manera considerable desde enero de 2016.

Incluso en muchos casos, esta discriminación fue instigada por los grupos islamistas que condenan la homosexualidad en el país.

Indonesia es la nación con la mayor población musulmana del mundo y cada día adopta reglas más radicales.

Andreas Harsono, investigador para Indonesia de HRW, aseguró que los funcionarios públicos deben asumir la defensa de los derechos humanos de todos los ciudadanos.

“Cualquier político que vaya a dar la cara podría tener pérdidas electorales, pero los indonesios necesitan líderes de verdad, hombres y mujeres de Estado que quieran defender los derechos humanos”, explicó.

Joko Widodo, presidente de Idonesia rechazó la discriminación contra las minorías en octubre de 2016.

A pesar de ello, las intervenciones policiales contra la comunidad LGBT han continuado en 2017, e incluso arreciaron.

Redadas contra la comunidad LGBT

Los cuerpos de seguridad arrestaron la semana pasada a 58 personas en un local de sauna para homosexuales, ubicada en el centro de Yakarta.

Entre los detenidos se encontraban seis ciudadanos de China, Holanda y Tailandia. 53 de los arrestados fueron liberados al día siguiente.

Los tribunales acusaron a cinco empleados del local de difundir material pornográfico y organizar actos y espectáculos sexuales, delitos con penas de hasta 12 años de cárcel.

Los clientes no pueden ser castigados por la ley, solo los gerentes y organizadores del evento”, explicó el portavoz de la Policía de Yakarta, Argo Yowono.

Uno de los detenidos le pagó a la policía 400.000 rupias (25 euros) para ser puesto en libertad, informó uno de sus familiares.

Además, las autoridades han realizado otras cinco redadas en las provincias de Aceh, Java Oriental, Yakarta, Sumatra del Norte y Java Occidental.