se fugaron

Dos presos se fugaron tras comer con el Papa Francisco

Italia.- Dos presos se fugaron luego de un almuerzo con el Papa Francisco.

Los reos italianos formaban parte de una veintena de detenidos invitados a almorzar con el Papa, estos aprovecharon la cita para fugarse de prisión.

El pontífice invitó a almorzar lasagna, bife y torta de arroz, al menos a veinte presos en la iglesia de San Petronio en Bolonia, en el norte de Italia, esto fue una gran emoción para todos ellos, pero la emoción seguramente duró muy poco ya que dos de ellos aprovecharon para fugarse.

Según informaron los medios de comunicación italianos esperaron un descuido de los guardias para que perdieran sus rastros, pero se dieron cuenta antes del postre que faltaban dos reos.

Estos dos napolitanos fueron invitados este domingo 1 de Octubre junto con los demás del grupo, incluidos con un capellán, un grupo de voluntarios de la parroquia y un minúsculo grupo de guardias, con motivo de un viaje del papa a Bolonia.

Ambos detenidos estaban en un régimen de cárcel abierta, en la casa de Trabajo y Reclusión de Castelfranco Emilia, en el Modenese, con una estructura para la reinserción social y alternativa a la cárcel dura, donde se encuentran reos conocidos como socialmente peligrosos o toxicómanos, según la prensa. Y estos dos se conocían como peligrosos, por esto se mantenían en vigilancia.

Aún se desconoce si los hombres realmente llegaron a comer o siquiera a conocer al Papa argentino antes de huir, sin embargo se estudia a profundidad por qué un error de seguridad tan básico como el de la “pérdida” de dos reos peligrosos.

Los dos presos que se fugaron  son buscados por la policía, quienes ayer se presentaron en la Curia, en Via Altabella, para conseguir toda la información necesaria por la jerarquía eclesiástica.

El papa Francisco siempre presta una atención especial a la situación de los presos, y acostumbra a reunirse con grupos de reos durante sus viajes por toda Italia. Y a pesar de todo lo ocurrido, él no dejará de hacerlo.

El Papa a su vez expresó su pesar por el desenlace de lo que para él es una comida amistosa en la cual podría profesar su fe con aquellos privados de libertad y alentó a los cuerpos de seguridad a dar con los prófugos de la justicia lo más pronto posible