Uruguay: Fiscal solicitó pericias psicológicas en caso de agresión

Uruguay.- De manera reciente se desplegó una audiencia formal e institucional en el Juzgado Penal de la localidad de Salto de la República del Uruguay por el caso de Hugo Leites, el peón rural violentado a rebencazos por el capataz Paolo Rodríguez, perteneciente a la estancia Flor de Ceibo, propiedad de Ernesto Estévez.

En este sentido la Justicia les tomó declaraciones a esas tres personas y del mismo modo a la esposa del peón (que fue la que sacó las fotografías de las heridas que luego se popularizaron a través de las redes sociales) y al vecino que lo socorrió luego de ser arremetido.

Según reseñó el portal La Diaria, a continuación de escuchar todas las afirmaciones, el fiscalizador Ricardo Lackner solicitó que se realicen pericias psicológicas al peón y al jefe o capataz, para conocer los “impulsos emocionales”, expresaron a los medios de comunicación los voceros de la Fiscalía. Dados los tiempos judiciales, los resultados de las pericias conseguirían demorar alrededor de dos semanas.

Inmediatamente se hará una restauración de los hechos in situ (del mismo modo a solicitud del fiscal) que, junto con las pericias, será “muy significativo” para aclarar el caso, debido a que en las declaraciones hubo versiones encontradas de los dos implicados. Rodríguez manifestó que la acometida se causó en el contexto de un “enfrentamiento”, al tiempo que Leites sustentó que fue una agresión unilateral. A su vez, el dueño de la estancia enunció que en ningún momento otorgó orden de que apalearan al peón, dijeron fuentes de la Fiscalía.

Resultado de imagen para uruguay el caso de Hugo Leites

Por su parte Gabriel Cartagena, abogado de Leites, indicó al portal La Diaria que su cliente habló durante casi tres horas y que, si bien no puede ofrecer muchos pormenores al respecto, porque el caso se encuentra en fase de pre-sumario, puede corroborar que “existen contradicciones indiscutibles” entre lo que expresaron ambos involucrados.El capataz atestiguó que fue mi cliente quien lo embistió primero y que por eso le pegó con el rebenque. Se encuentra demostrado que mi cliente posee las lesiones y que estas fueron hechas con el látigo, que era de propiedad del capataz”, dijo Cartagena, y añadió que Rodríguez reconoció que le dio “uno o dos rebencazos” debido a que el peón “le habría ofendido y faltado el respeto con ciertos dichos que lo ofendieron”. El abogado de Leites recalcó que, aun si esa versión fuera cierta, la embestida “no se explica”.