Uruguay: Procesaron a 11 personas por venta de Misoprostol

Uruguay.- La Magistrada Letrada en lo Penal de 16º Turno, Julia Staricco, instaló el procesamiento de 11 personas (siete de ellas con cárcel) por su relación directa con el ofrecimiento comercial y la comercialización ilícita del fármaco Misoprostol, con el que consigue interrumpirse el embarazo.

Según reseñó el portal  El país, tres de los enjuiciados con cárcel son dueños de farmacias. Dos pastillas de Misoprostol se alcanzaban a conseguir por $ 12.000 a través de páginas de Internet. Lunes y martes más de veinte personas, entre investigados y testigos, declararon en el Juzgado Penal de 16° Turno por la comercialización ilícita.

Fuentes del caso indicaron a El País que los proveedores instalaban avisos en Internet prometiendo un blíster de cuatro pastillas a unos $ 8.000. Los intercambios se efectuaban en la zona de Tres Cruces, según confirmó la Policía.

El pasado 30 de agosto, el ente rector en materia de Salud Pública del Uruguay (MSP) presentó el informe anual sobre la política pública de salud sexual y reproductiva, corroborando que, desde el asentimiento de la legislación de interrupción voluntaria del embarazo, en el año 2013, se desaceleró el aumento de casos.

Resultado de imagen para Uruguay: Procesaron a 11 personas por venta de Misoprostol

De acuerdo con los datos aportados por la Secretaría de Estado, en el año 2016 se efectuaron cerca de diez mil interrupciones de embarazos, un cuatro por ciento más que en el año 2015 (9.362).

De todas maneras, el porcentaje de incremento resulta cada vez menor conforme pasan los años, según se desglosa del informe: de 2013 (cuando inició a regir la legislación) a 2014 hubo un desarrollo de las paralizaciones de embarazos del 20 por ciento, al tiempo que del año 2014 al año 2015 fue del 9 por ciento.

Investigan farmacias

Como ejemplo puntual, Mariela (nombre ficticio) quedó en espera de mellizos de una pareja que frecuentó hace tres meses a través de un portal de citas de Internet. Como ya tenía otros tres hijos, presión arterial alta y había cumplido los 45 años de edad, Mariela le mencionó a su pareja que pensaba obstaculizar el embarazo.

Durante dos horas, ambos “indagaron” a través de portales de Internet hasta que dieron con un contacto en el centro hospitalario de la ciudad de Montevideo: un enfermero dio su palabra de conseguirles dos pastillas de Misoprostol por $ 12.000.

La mujer y su pareja cancelaron el dinero. Ella tomó las pastillas y no le surtieron efecto. Debió asistir a una mutualista para interrumpir el embarazo de manera legal.