Abrieron la primera iglesia LGBT en Brasil

Brasil.- Una iglesia LGBT fue abierta en Brasil por un exempleado bancario, convirtiéndose en la primera en su tipo en un país profundamente religioso. 

Fabio De Souza, el pastor de la congregación, es un homosexual que vivió en carne propia la discriminación y la homofobia.

Para el exempleado bancario, aceptar su homosexualidad fue muy difícil, por su enorme apego a la religión evangélica.

Con 37 años de edad, fue sometido a varias “curas” para su orientación sexual, pues para su familia ser gay era cosa “del demonio”.

Desde ayunos, baños con sal, exorcismos, hasta la obligación de donar su salario a la iglesia, fueron algunos de los métodos usados para que rechazara su homosexualidad.

Pero con el paso de los años, De Souza comprendió que podía servir a su iglesia, sin obligarse a rechazar su propia naturaleza.

Ahora es un pastor de la primera iglesia para la comunidad LGBT de Brasil, y en sus sermones dice que los homosexuales “no necesitan cura, sino amor”.

“Yo estaba en constante lucha conmigo mismo, sufrí mucho, no conseguía aceptarme, amarme. Hice varias ‘corrientes de liberación’, intentando conseguir una cura, pero fue algo inútil”, agregó.

“Las personas podemos cambiar el color de nuestro pelo, pero no podemos cambiar nuestra esencia“, añadió.

Iglesia LGBT contra terapias de reorientación

El predicador forma parte de la Iglesia Contemporánea, ubicada en un barrio popular al norte de Rio de Janeiro.

En Brasil hace dos semanas un juez permitió que los psicólogos vuelvan a usar las terapias de “(re) orientación sexual”.

Estas terapias eran castigadas incluso con la suspensión de la licencia profesional, pero ahora vuelven a estar permitidas, lo que generó gran polémica en la sociedad.

Esta medida indignó al colectivo LGBT y reabrió una discusión a la Organización Mundial de la Salud ya puso fin, cuando en 1990 dejo de considerar a la homosexualidad como una enfermedad.

Los miembros del colectivo sexodiverso que cada domingo asisten a la Iglesia Contemporánea, han pasado por los mismos tratamientos que el pastor.

Aquí hay muchos ‘ex-ex gays'”, ironiza Fabio, que fundó la iglesia LGBT en 2006 junto a su esposo, el pastor Marcos Gladstone.

La Iglesia Universal del Reino de Dios, una de las congregaciones evangélicas más poderosas de Brasil, a la que pertenece el alcalde de Rio, el obispo Marcelo Crivella, practica estas “terapias“.

“Ellos decían que tengo un demonio, un espíritu malo que habita en mí, que estaba en la barriga de mi madre y por eso soy gay”, dijo uno de los feligreses de la Iglesia Contemporánea.

Por esta iglesia LGBT han pasado personas que estuvieron al borde del suicidio por el rechazo de sus familiares. 

“Aquí nos recibieron de brazos abiertos, no hay prejuicios ni nada de eso”, dijo Katia Maria Soares, una ama de casa lesbiana de 29 años.

“Si no estuviera aquí, probablemente estaría en casa tirado y borracho, sintiéndome vacío”, agregó Joao Barbosa, un enfermero de 47 años.

Para Gladstone, “el proceso de cura que nosotros hacemos aquí es contra el prejuicio, porque el prejuicio sí que es una enfermedad que debe ser curada“.