Nativos suspendieron desalojo de sus tierras en Argentina

Argentina.- En comunicado de prensa Senado argentino informó prórroga de la Ley de Emergencia de la Propiedad Comunitaria Indígena.

Con la prorrogación de la medida los nativos argentinos de momento no serán desalojados de sus tierras. La medida fue aprobada por el Senado de Argentina, quien aprobó durante la sesión de esta semana que da el visto bueno al  reclamo de pueblos indígenas, y ahora el caso será pasado a los Diputados.

Este miércoles los pueblos originarios de Argentina consiguieron un voto favorable del Senado a su reclamo de prórroga de una ley que interrumpe el desalojo de sus comunidades. En el momento, la demanda deberá ser tratada por la Cámara de Diputados. De ser aprobada la medida por los diputados los nativos gozarán de cuatro años de permanencia en sus tierras.

Por su parte, los manifestantes aspiran que el Congreso prorrogue por tercera vez la norma que fue aprobada en 2006, la cual prevé realizar en tres años un estudio territorial de los lugares de Argentina, en donde están establecidas las comunidades indígenas. La medida fue prorrogada por última vez en 2009 y 2013, pero nuevamente vence en noviembre próximo.

El Senado informó en un comunicado que la resolución fue acordada por “unanimidad de Cámara alta”, la cual dio  “media sanción” a la prorrogación de la Ley de Emergencia de la Propiedad Comunitaria Indígena.

Ante los escrutinios, representantes de pueblos originarios marcharon por su reclamo e instalaron en los últimos cinco días un campamento frente al Congreso.

En total son 2.000 comunidades en riesgo que están bajo una ley que lleva 11 años de vigencia. De ese grupo de personas solo 400 han recibido algún tipo de respuestas, mientras que existen 1.600 que se mantienen a la espera, dijo Roberto Ñancucheo, un líder mapuche que participó de la protesta. Explicó que el objetivo no es solo conseguir una prórroga sino que se termine el estudio de las tierras y se apruebe una ley sobre sus territorios avalada en la “ley de propiedad comunitaria”.

Para Ñancucheo el Estado argentino “tiene una deuda de 200 años con los pueblos originarios”, y por eso se sienten en la libertad de reclamar y exigir mejoras a favor de sus tierras.