¿Cuáles son los dilemas del turismo mundial?

Sostenibilidad es equivalente a diversificación. El problema no es que existan demasiados turistas, porque el mundo puede adecuarse a muchos más. La contrariedad es que se encuentran todos en el mismo espacio al mismo tiempo.

Tampoco resulta cierto que el turismo sea básicamente perjudicial para la estabilidad social o el medio ambiente. Al contrario, puede impulsar la disminución de la pobreza y la repartición de la riqueza, así como cristalizarse en un aliciente para el resguardo del entorno natural. Claro que, para ello, debe estar bien gestionado.

El propio secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, reconoció que no lo está. “La turismofobia brota porque el sector turístico se encuentra fracasando”, afirmó en Chengdu, donde la semana pasada la institución que dirige celebró su congreso general para buscar respuesta a los nutridos retos a los que se afronta esta industria que crea el diez por ciento del Producto Interno Bruto mundial y uno de cada once empleos. “Los políticos populistas o bien desconocen el inconveniente de esa mala gestión o tratan de atajarlo con contravenciones que no van a conseguir su propósito”, dijo Rifai.

Resultado de imagen para ¿Cuáles son los dilemas del turismo?

Según el portal El País, las estadísticas parecen darle la razón. En los primeros seis meses de este año más de 500 millones de personas anduvieron por el mundo, 36 millones más que en el mismo período del año 2016.

Este incremento del seis por ciento señala que el sector se está recuperando de la crisis global que inició en el año 2007, pero las tiranteces que los turistas incitan en ciudades como Venecia o Barcelona igualmente proyecten oscuras tinieblas sobre el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo que se encuentra celebrando en 2017.

Resulta ineludible reformar el modelo turístico para que favorezca a todo el mundo”, sentenció Rifai. Nadie en su sana cordura le llevaría la contraria, pero lo dificultoso es resolver cómo hacerlo.

En la ciudad de los osos panda no han faltado buenos propósitos. De hecho, la reunión inició el día lunes con la Declaración de Chengdu, en la que se patrocina la adopción de políticas turísticas que desarrollen la incidencia positiva y el efecto multiplicador en los individuos, el planeta y la prosperidad”.