Internacionales

Indígenas de Xochicuautla frenan las obras de una autopista

México.- Ciudadanos de la comunidad otomí de Xochicuautla, en el Estado de México, frenaron unas obras para realizar una autopista privada sobre lo que ellos consideran es un “lugar sagrado”. Este lunes la maquinaria para la elaboración de esta vía entró ingresó a la zona boscosa para allanar el terreno, destruyendo un edificio que servía de punto de encuentro para los indígenas de la zona.

Por este motivo construyeron un campamento junto a la única construcción que queda intacta en la zona. Y este jueves anunciaron que la destrucción se detiene, provisionalmente.

Este conflicto se mantiene debido a que los indígenas de la zona se basan en una orden judicial de suspensión de las obras que se mantenía vigente el pasado lunes, cuando comenzaron el derrumbamiento de los edificios. Desde el año 2006 la comunidad se ha opuesto completamente a este proyecto según informaron los líderes del Consejo Supremo Indígena.

En 2007 la constructora del Grupo Higa obtiene la licitación pública para construir la autopista de peaje Toluca-Naucalpan, que pasa por el municipio de Xochicuautla. Sin embargo no es hasta principios de este año que el Gobierno federal emite el decreto de expropiación de unas 38 hectáreas para la construcción.

Los vecinos interpusieron un amparo por dicha medida, ya que según expresaron, no se respetó el procedimiento de consulta a la comunidad y el juez les otorgó la suspensión de las obras. El pasado 12 de abril, no obstante a la apelación del juez, las máquinas continuaron con sus trabajos.

Según los indígenas la zona en donde está previsto hacer la autopista se considera como un terreno “sagrado”. El centro cultural y casa del líder Armando García, que fueron derribados el lunes pasado, era el comienzo de una ruta de peregrinación por donde ellos y otras comunidades vecinas caminan rumbo al Cerro de la Campana, una capilla en lo alto de la montaña.

“Estamos defendiendo el bosque, la tierra y el agua. Miren cómo está de contaminada la Ciudad de México. Eso nos llega a nosotros. ¿Queremos dejarle eso a nuestros hijos?”, expresó a los medios de comunicación María Isabel Hernández, uno de los miembros con más edad del Consejo Supremo Indígena.

Los ciudadanos aseguran que la zona montañosa por donde está siendo construida la autopista constituye un Santuario del agua, una categoría reconocida por el Gobierno del Estado de México por los dos pozos que surten a Xochicuautla y a la Ciudad de México.

Gerardo Romero

Venezolano | Periodista |Estudiante de comunicación social de la Universidad Católica Santa Rosa

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close