Jack Nicholson, una sonrisa feroz | Segundo Enfoque
Tu Diario Online de Otra Manera      

Jack Nicholson, una sonrisa feroz en Hollywood

Del símbolo de la contracultura –Easy rider– a uno de los villanos más famosos del cine -su Guasón en Batman-, la vida de Jack Nicholson acaba de aparecer en un libro biográfico cuya edición en español ha publicado la editorial Lumen.

Conocido por ser aspirante a Marlon Brando, coleccionista de arte, vividor y mujeriego, pero sobre todo un actor excepcional que ha convertido a sus personajes en iconos del cine y que, con doce candidaturas a los Óscar, es el intérprete más nominado de la historia.

En la biografía escrita por Marc Elliot, autor de libros sobre otras celebridades como Clint Eastwood o Cary Grant, se cuentan algunos de los aspectos más morbosos de su vida, como sus numerosas parejas, entre las que destaca su relación intermitente y tormentosa a lo largo de dieciséis años con Anjelica Huston.

De igual forma logra también describir sus experiencias con las drogas, cuando en su casa acogía fiestas en las que no faltaban el ácido, la cocaína o la marihuana. Para el recuerdo, aquel episodio en el que se vio involucrado cuando una menor acusó a Roman Polanski de haber abusado de ella en la residencia del actor.

Se recuerda uno de los episodios más difíciles de su historia fue descubrir, siendo ya un actor consagrado, con 37 años, que quien creía que era su madre, Ethel May, era en realidad su abuela, y su verdadera madre era su supuesta hermana mayor June, mientras que su padre era un artista de variedades llamado Don Rose.

Nació en Nueva Jersey en el año 1937,  en el seno de una familia obrera, Nicholson se trasladó a Los Ángeles en los años 50. Allí se sumó a los nuevos rebeldes, aspirantes a actores que querían emular a Marlon Brando y James Dean alimentando sus sueños a base de cool jazz y de leer a Jack Kerouac (En el camino), pionero de la Generación Beat.

Elliot quien es su biógrafo, cuenta que, cuando era un niño, la madre de Nicholson le mandó a comprar pan y leche, pero el pequeño Jack se gastó el dinero en sus cómics preferidos, entre ellos uno de Batman. Al llegar a casa, mamá le dio una paliza y le quitó las historietas.

The following two tabs change content below.

Comments

comments