Johnny López reveló su relación homosexual

A través de un video que está siendo compartido en las redes sociales, el hijo de Jenny Rivera reveló que actualmente se encuentra en una relación homosexual.

A través del clip, expresó la dificultad de ser gay en Latinoamérica, además del prejuicio de algunos  seguidores y miembros de su familia.

La familia Rivera goza de gran popularidad en el mundo del espectáculo y este video en el que aparece acompañado por su hermana Chiquis reflexionaron sobre la reacción que hubiera tenido su madre de haber sabido esta novedad.

“Ella nunca llegó a ver la parte del amor que tiene esto”, señaló Johnny López. “Vio lo difícil que es ser gay en este mundo, especialmente en la comunidad latina y no quería eso para sus hijos. No era homófoba“.

Soy bisexual. Estoy en una relación gay en este momento y estoy enamorado de esta persona. He estado lidiando con esta parte de mí durante mucho tiempo”.

El hijo menor de la cantante, también dijo que muchos de los comentarios que en los últimos días han emitido sus fans son homófobos. Estos se dejan ver en la foto que Johnny publicó en su cuenta de Instagram y centenares de mensajes animándolo.

La religión condena al homosexual

Los comentarios religiosos también se dejaron ver por la red social. “Van directo por el mal camino arrepiéntanse que Dios los está esperando“. Hay quienes culpan a su hermana Chiquis por su preferencia sexual.

La religión siempre ha tenido una opinión que puede llegar a disuadir a las personas de la comunidad LGBT a la hora de censurar su estilo de vida. Los latinos que consideran salir del closet tienden a considerar lo que dice la iglesia y el conflicto puede llegar a castrar a alguien que no esté seguro de su inclinación sexual.

La trabajadora social y activista de Gay, Lesbian and Straight Education Network, una organización que ayuda a jóvenes LGBTQ latinos, Joanna Cifredo, dijo que “La iglesia juega un papel importante en nuestras vidas y afecta a cómo vemos la sexualidad y el género”.

Se ha observado que la opinión de los latinoamericanos en los últimos 10 años, sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo ha evolucionado a una aceptación mayor y según PewResearch, para el año 2012 aún los que estaban en contra, eran mayoría. En 2017, el 52% estuvo a favor, mientras que el 34% estuvo en contra.