Internacionales

José Antonio Abreu afinó las cuerdas de la vida de niños venezolanos

La política y la economía también formaron un papel importante para su formación como profesional integral

Venezuela.- José Antonio Abreu, el maestro fundador del Sistema Nacional de  Orquestas y Coros Juveniles e infantiles de Venezuela, dejó de existir este sábado a los 78 años de edad.

Abreu nació en Valera, estado Trujillo, el 7 de mayo de 1939. A los 9 años de edad comenzó sus estudios de música con la pianista y profesora Doralisa de Medina. 

La política y la economía también jugaron un papel fundamental para su formación como profesional íntegro. 

“No recuerdo un solo instante de mi vida sin la presencia de la música”.

El maestro Abreu enseñó a creer. Con la fundación del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, en 1975, se convirtió en inspiración para quienes creían imposible ejecutar un instrumento o cantar en un coro tan reconocido.

A través de lo que hoy se conoce en todo el mundo como El Sistema, que permite que todo niño y joven, sin distinción, pueda acceder al aprendizaje de la música; garantizó un mejor futuro para quienes nacen con desventajas sociales.

“El aprendizaje de un instrumento musical les abre un camino luminoso, les ennoblece y dignifica”.

“Llenan de orgullo a su familia, a su barrio y a sí mismos al poder representar con dignidad a su país en cualquier parte del mundo”.

José Antonio Abreu, una infancia llena de música

Su aprendizaje musical lo combinó de manera magistral con sus estudios de primaria en el Colegio La Salle y en el Grupo Escolar Costa Rica.

Estudió bachillerato en el liceo Lisandro Alvarado de Barquisimeto y lo finalizó en Caracas, en el Colegio San Ignacio.

Estudió Economía en la Universidad Católica Andrés Bello. Obtuvo el título en 1961, mención summa cum laude. Después, impartió esa cátedra en varias universidades del país hasta 1970.

Además de la Economía, estudió en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, bajo la dirección de Vicente Emilio Sojo, Moisés Moleiro y Evencio Castellanos.

Durante el período 1963-1969 fue diputado al Congreso Nacional y dirigente del FND. También, ejerció el cargo de director de Planificación en Cordiplan y asesor en el Consejo de Economía Nacional.

Mientras dictaba clases de Economía en la UCAB e incursionaba en la política, ganó en 1966 el Premio Nacional de Música por su obra Cantata sinfónica.

“No creo que lo político influya o determine en modo alguno mi manera de ser como artista. Para mí la música es, a la vez, motor y catalizador”, decía Abreu.

El proyecto del maestro ha bendecido a multitudes

En 1974 propuso hacer un proyecto en el que los niños y jóvenes de Venezuela pudieran estudias música realidad. Así nació la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela, el 12 de febrero de 1975.

Abreu también se desempeñó entre 1989 y 1994 como ministro de Cultura y presidente del Consejo Nacional de la Cultura.

En 1994, por unanimidad, el Consejo Interamericano de Música de la OEA lo designó miembro principal de ese máximo organismo internacional.

Desde entonces se hizo merecedor de varios reconocimientos nacionales e internacionales, entre los más recientes figuran el Premio Príncipe de Asturias de las Artes el 21 de mayo de 2008.

Ese mismo año recibió el Premio Glenn Gould en Canadá, el Premio Internacional Puccini en Italia.

El maestro fue miembro honorario de la Royal Philharmonic Society en el Reino Unido. También de la Sociedad de la Beethoven-Haus en Alemania.

Un año después, el 12 de mayo de 2009, la Real Academia Sueca de Música le otorgó el Premio de Música Polar; y recibió el Premio Cristal del Foro Económico Mundial. El 7 de octubre de 2010 fue galardonado con el Premio Erasmus.

Este virtuoso y genial caballero tenía una clasificación musical para cada momento de la vida. 

Creía que la de Vivaldi era vitalista, la de Bach para despertar y emprender; y la de Mozart para cualquier momento del día. 

Probablemente ahora y eternamente escuchará la de Wagner, para descansar.

Viaje bueno, maestro.

Luisa Bermúdez

Profesora de Castellano y Literatura egresada del Instituto Pedagógico de Caracas/Correctora de estilo. Venezuela

Artículos relacionados

Close