cubano

Joven cubano denunció que fue víctima de ataque homofóbico

Cuba.- Un joven homosexual cubano denunció que fue víctima de un ataque homofóbico y su caso no recibió la atención debida por parte de las autoridades locales.

José Enrique Besada fue atacado el pasado 11 de junio en la ciudad de Morón, Ciego de Ávila. Recibió varios botellazos que terminaron por desfigurarle el rostro.

“Me dieron un botellazo y, después de tantos insultos, me desbarataron la boca. Me faltan tres dientes y el hueso mandibular me lo astillaron de tal forma que me salió por debajo de la lengua”, dijo.

“Mi médico maxilofacial dice que es una de las fracturas más desastrosas que ha caído en sus manos”, añadió Besada.

Además indicó que las autoridades cubanas no hicieron nada por ayudarlo y lograr condenar a los responsables.

“Hasta hoy me tenían engañado con que íbamos a juicio”, explicó a los medios locales.

“Tras desfigurarme el rostro, resulta que les pusieron una multa de 2.000 pesos nada más como si yo fuera un perro”, denunció.

“Aquí el pueblo entero está indignado con esta situación. Soy cantante y ni eso puedo hacer. Me han desgraciado la vida”, aseguró.

Por su parte el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) informó a través de un comunicado que se pusieron en contacto con Besada.

El subdirector de la institución, Manuel Vázquez Seijido destacó que habló personalmente con la víctima para conocer los detalles de su caso.

Sin embargo, luego de cinco meses de ser atacado, su caso no llegó a juicio y los agresores seguían en libertad.

Besada exigió a las autoridades que se haga justicia y se actúe de forma diligente contra los autores materiales del ataque en su contra.

“Esos son unos bandidos antisociales y la familia los está tapando. No sé de quién son familia pero les ayuda a salir de todo lo que hacen”, detalló.

No es la primera vez que tienen a un muchacho entre la vida y la muerte”, añadió la víctima.

Según las autoridades lesiones del joven cubano eran leves

Según el agraviado las autoridades le dijeron que las lesiones eran leves y no ameritaban una querella judicial.

Pero para Besada y los médicos que lo atendieron, se trató de un ataque grave. Además le dejó secuelas permanentes.

Por tal motivo, acusó a las autoridades de su pueblo de “discriminación, negligencia, manipulación de documentos” y “corrupción”.

Pues a su juicio el ataque que sufrió fue “un crimen horrendo de odio, violencia de género y homofobia” que no fue atendido con celeridad.