Internacionales

Jueza de EE.UU. congeló parte del decreto de inmigración de Trump

Estados Unidos.- Una jueza federal concedió este sábado en la noche estadía de emergencia a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana que ya han llegado a los Estados Unidos, y para aquellos que están en tránsito con visas válidas, pudiendo entrar legalmente a EE.UU.

La decisión congeló parte del decreto de Donald Trump el cual prohíbe la entrada al país a ciudadanos de Siria, Iraq, Irán, Libia, Somalía, Sudán y Yemen por los próximos 90 días.

La trascendental resolución tomada por Trump de prohibirle la entrada a Estados Unidos a más de 130 millones de personas, y negarle el ingreso a los refugiados, desató este sábado un gran impacto a nivel mundial, desde el cual el caos y la confusión se hicieron notar en las agencias policiales estadounidenses, aeropuertos y capitales extranjeras al tratar de entender la nueva política estadounidense.

El decreto firmado este viernes impide a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana pasar a territorio estadounidense durante los próximos 90 días y suspende la admisión de refugiados por 120 días.

Los viajeros que se ajustan a los criterios de la prohibición, y que se encontraban viajando este viernes hacia Estados Unidos cuando Trump firmó el decreto fueron retenidos a su llegada en los aeropuertos del país. 

A otras personas con visas válidas se les prohibió abordar aviones con destino  a Estados Unidos, mientras que las aerolíneas y los trabajadores de aeropuertos extranjeros trataban de entender y cumplir con las nuevas políticas de inmigración de la administración de Trump.

La confusión estaba incluso entre los encargados de implementar la prohibición. Los empleados de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos recibieron información contradictoria sobre si el decreto se ajustaba o no a los residentes permanentes en el país. La Casa Blanca finalmente anunció que la prohibición se aplicaba también a los residentes permanentes legales en Estados Unidos.

El decreto fue rápidamente catalogado por parte de los demócratas, de las organizaciones de derechos humanos y grupos de defensa como una “prohibición contra los musulmanes”, quienes criticaron al presidente de Estados Unidos por instituir una política que, indicaron, va en contra de los valores estadounidenses y afecta la imagen del país como santuario para los que huyen de la opresión.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close