Internacionales

Jueza de Miami llega borracha a la corte

Estados Unidos- Una jueza de Miami-Dade enfrenta una posible suspensión tras haber insultado de forma obscena a un camarero del restaurante donde cenaba y también por presentarse tan borracha en su propia Corte que tuvo que ser sacada del banquillo.

“Eres un idiota de mier—, no sabes quién soy”, le gritó Jacqueline Schwartz, jueza del condado, a un camarero en un restaurante griego de Miami cuando el empleado se negó a servirle más alcohol, según se afirma en un reporte de investigación estatal que se dio a conocer el lunes. En el informe se dice que la jueza llamó “cerdos” a los agentes de policía que acudieron al restaurante el 18 de marzo.

La investigación a cargo de la Comisión de Calificaciones Judiciales de la Florida (JQC) recomendó que Schwartz debía ser suspendida. La Corte Suprema de Florida será quién decida si la jueza se merece alguna sanción.

Este mes, su abogado, Jeffrey Feiler, le dijo a la comisión que su cliente no estaba ebria, sino bajo la influencia de un nuevo medicamento. Desde que fue enviada a su casa, diez días después del incidente, Schwartz ha estado bajo “permiso médico con derecho a salario”. Esta es la segunda vez que una entidad judicial ha tenido que lidiar con el comportamiento y el lenguaje agresivo de Schwartz.

En diciembre del año pasado, la Corte Suprema de la Florida sancionó a Schwartz después que la jueza le dijo al dueño de una tienda “váyase al cara —” durante una caldeada campaña de reelección en junio del 2014. Schwartz estaba furiosa después de ver un letrero de campaña de gran tamaño de su rival colgado en el establecimiento. La jueza fue suspendida durante 30 días y tuvo que pagar una multa de $10,000.

El pasado 18 de marzo, en el último incidente de este tipo, empleados y clientes del restaurante Ergon Greek vieron a Schwartz “actuar de forma irracional y descompuesta”, insultando a un empleado, al tiempo que derramaba vino en la mesa, según el reporte. El administrador del local llamó al Departamento de Rescates y a la policía de Miami y les dijo que “no podía hacer nada” porque era jueza.

Un amigo llevó a Schwartz a la casa. Posteriormente la propia jueza reportó el episodio a la comisión, e insistió que no había hecho nada malo. Diez días después, de acuerdo con la investigación de la JQC, Schwartz se presentó ebria en la Corte. “Empleados, litigantes y policías de la corte que esperaban para testificar observaron que usted estaba inestable, mascullando las palabras sin que se entendieran y sin poder concentrarse”, le escribió la comisión a Schwartz.

La jueza Bertila Soto le ordenó a Schwartz que se marchara a su casa, pero la jueza insistió que podía conducir. A fin de cuentas, fue un alguacil del tribunal quien terminó llevándola. En la pesquisa se reveló que Schwartz no recordaba su dirección.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close