La curiosa historia de la foto de la enfermera que pide silencio

Se conoció que la imagen, reconocida mundialmente, fue protagonizada por una modelo argentina.

La imagen en blanco y negro, de público conocimiento, de la enfermera que – con un simple gesto de su dedo índice – pide silencio fue tan utilizada tanto en hospitales o en aquellos lugares en los que se requiere no hacer ruido, que se terminó convirtiendo en un ícono mundial.

No hay quién no conozca esta fotografía o quién no la haya visto alguna vez, aunque sea en los buscadores de internet. Pero lo que nadie sabe es la historia que se esconde detrás.

Según cuenta Infobae.com, “La enfermera del cuadro” era una argentina de nombre Muriel Mercedes Wabney cuya profesión era el modelaje. Había participado en 1947 de la campaña de presentación de las colecciones de indumentaria de Harold’s, una sucursal de la empresa británica que se ubicaba en la porteña calle Florida.

También trabajó para Ducilo, una compañía fabricante de telas, para el modisto Jean Cartier en su programa “El arte de la elegancia”  transmitido a finales de los 50 en Canal 7. Además participó en un desfile en el que portó en su cuerpo los vestidos que usó Linda Darnell en el film de 1947 “Por siempre ámbar”  dirigida por Otto Preminger, y perteneciente a la cadena  Twenty Century Fox.

La única historia referida a la icónica imágen, se encuentra en los registros de una vieja revista Paralelo 38 cuya publicación fue descontinuada. En una entrevista, se revela que la idea fue de Juan Craichik, quien trabajaba como jefe de médicos visitadores en la empresa y laboratorio “Taranto”, que también se dedicaba a la fabricación de instrumentales.

Portada de la revista donde apareció la entrevista a Juan Craichik. Fuente: Infobae.

En el diálogo que mantuvo con dicha revista, Craichik dijo que la idea se le ocurrió en 1953 durante una visita a un hospital de la ciudad de Rosario. “La sala estaba atestada, y cada tanto una enfermera pedía, sin éxito, silencio. Entonces se me ocurrió crear una imagen elocuente que cumpliera la misma función”, fue su confesión.

Luego de presentar su propuesta a la empresa y conseguir la aprobación, realizaron un casting en el que Muriel Wabney terminó siendo la elegida porque su cara era diferente, de rasgos suaves, con una mirada dulce y autoritaria a la vez. Pasado el casting, iniciaron la sesión fotográfica que duró toda una tarde.

Craichik manifestó que “Taranto” fue quién la distribuyó mundialmente a hospitales, clínicas, sanatorios, etcétera, y que  jamás cobró por los derechos de autor de la imágen.

En cuanto a Wabney, quien no era de hablar para el público, sólo se supo que era casada, que no tenía hijos y que nunca confesó cuánto le pagaron por su prestar su rostro para la fotografía,  y su infinita reproducción.

No es inadecuado recordarla justo hoy, ya que se conmemora el Día Mundial de la Enfermería – declarado en 1965 –, en recuerdo del nacimiento de Florence Nighthingale considerada la fundadora de la enfermería moderna.

The following two tabs change content below.
Ana Belén Juanto

Ana Belén Juanto

Estudiante de Comunicación Social (UNR). Amante de la música y la tecnología.