La dulce promesa que el príncipe William no pudo cumplir

Inglaterra.- El monarca expresó, desde niño, un instinto protector con su madre que iba muy en contra de los intereses de la familia real.

Diana de Gales siempre fue un personaje muy controversial y expuesto ante el público. Su personalidad sencilla y carácter extrovertido nunca fue del agrado de la Casa de Windsor, pero la gota que derramó el vaso fue el divorcio de la princesa con el heredero al trono inglés.

Su escandalosa separación fue todo un bochorno para la pareja, pero afectó de manera mucho más intensa a los dos pequeños príncipes. Habían muchísimas cosas de por medio con este divorcio: el dinero, las propiedades, la custodia de los hijos, y sobre todo que iban a expresar ambos públicamente sobre este delicado asunto. Y que Diana diera una reveladora entrevista, a la cadena BBC en 1995, hablando sobre su desafortunado matrimonio no ayudó mucho a la situación.

Pero sin duda una de las cosas que provocó mayor indignación al pueblo inglés fue que le arrebataran a la princesa su título nobiliario. El príncipe Carlos se negó a que la madre de sus hijos mantuviera el título de “Princesa de Gales”, la Reina Isabel trató de hacerlo entrar en razón, pero este se mantuvo inflexible. La Princesa Diana pasó a usar entonces su nombre de soltera: Diana Spencer.

Ella no estaba feliz con esto, quería mantener el título de su “Alteza Real”. Pero, a diferencia de lo que muchos podrían pensar, esta lucha por la nobleza no se debía  por los beneficios que este privilegio le otorgaba, sino porque la desconectaba por completo de su familia. Es decir, tendría que hacer reverencias ante sus propios hijos y su ex esposo, no podría llamarlos por sus nombres en público, además de que no viviría con ellos.

El príncipe William siempre fue muy cercano a su madre y, pese a ser tan solo un adolescente, se daba cuenta de lo mucho que sufría al estar alejada de Harry y de él. Años después, Paul Beller el ex mayordomo de confianza de “la princesa del pueblo”, en su libro “A Royal Duty”, confesaría como el monarca trató de consolar a su deprimida progenitora.

“Ella me contó cómo William se había sentado junto ella una noche cuando estaba molesta por la pérdida del título, la rodeó con sus brazos y dijo: ‘No te preocupes, mami. Yo te lo devolveré cuando sea rey”.

Si bien no pudo cumplir esta promesa mientras Diana aún estaba viva, todo parece indicar que cuando asuma el trono, este deseo se volverá realidad, así no sea del agrado de la familia británica. Como ambos príncipes han dicho recientemente: “Nunca podremos olvidar a nuestra madre.”

The following two tabs change content below.
Lucía Alejandra Celis Fídhel

Lucía Alejandra Celis Fídhel