La mascota ideal para ancianos

¿Gatos, perros o algún animal exótico? Una médico veterinario de la Universidad del Pacífico reveló qué animal puede ser el mejor acompañante para un adulto mayor.

Una mascota puede ser una excelente compañía para las personas de la tercera edad. Sin embargo, si bien el sentimiento de soledad puede ser fácilmente aminorado con la presencia de un animal doméstico, es importante tener en cuenta la responsabilidad y cuidado que requieren.

“Antes de salir a buscar una mascota para nuestros abuelos, lo primero que debemos pensar es si la compañía de un animalito será bienvenida. Hay adultos mayores muy activos, independientes, viajeros y con mucha actividad social, por lo que para ellos la tenencia de animales podría significarles un cambio de vida incómodo y molesto, y por tanto sería mejor aplazar esta idea para otro momento”, advirtió la docente de Medicina de la Universidad del Pacìfico, Flavia Montenegro.

Comenzar desde cero con un perro o un gato puede ser agotador para un adulto mayor, sobre todo porque es en ese momento donde necesitan de mayor atención. Por eso, la experta recomienda que para las personas de la tercera edad se prefieran caninos o felinos de más de dos años.

¿Perros o gatos?

La eterna discusión de los amantes de las mascotas se aplica también a la hora de elegir el acompañante ideal para un adulto mayor. La balanza parece inclinarse esta vez por los felinos, gracias a su aire independiente pero a la vez cariñoso.

“Los gatos podrían ser una grandiosa alternativa y, especialmente, si pensamos en adultos mayores de más de 70 o 75 años, e incluso personas seniles en estado de reposo o postradas. Los gatos en general son una especie altamente independiente y son increíblemente cariñosos y suaves. Por lejos, el mejor panorama para un gato es estar acostado regaloneando por largas horas con su dueño; no requiere de paseos y, en relación a sus cuidados básicos, basta con su ración de alimento diario, agua fresca disponible en varios lugares y una o más cajas de arena limpia en lugares bien ventilados”,  explicó la Dra. Montenegro.

En tanto, los perros sí requieren de múltiples cuidados y son muy demandantes en el ámbito de los juegos y actividades al aire libre. “No es recomendable para los adultos mayores perros de gran tamaño ni muy deportivos, sea cuál sea la raza, por motivos de seguridad y comodidad. Sacar a pasear a un perro con mucha fuerza puede ocasionar accidentes, como caídas, las que pueden ser bastante graves. Además,un perro con un fenotipo predispuesto al ejercicio podría ser muy demandante de actividad física (imposible de cubrir) y resultaría en alteraciones conductuales complejas, como el trastorno de ansiedad generalizada, que puede derivar en conductas estereotipadas y trastornos obsesivo compulsivos, entre otras”, aseguró la médico veterinaria.

The following two tabs change content below.