Internacionales

Las universidades públicas no son noticia

Durante la semana pasada se realizó un paro docente nacional masivo, cuyo original formato consistió en brindar clases públicas. Las mismas tuvieron lugar en las calles, en trenes, subtes y plazas, a la vista de todos los ciudadanos.

El paro de docentes universitarios fue realizado a nivel nacional, ya que no hay paritarias desde septiembre del año pasado, lo cual significa que el salario de los trabajadores de la educación no fue actualizado. Teniendo en cuenta la inflación del 40% que atraviesa la economía argentina, quienes cumplen el importante rol de educar a la población en las universidades han visto cómo su poder adquisitivo disminuía con el paso del tiempo.

El gobierno nacional les ofreció a los educadores universitarios un aumento del 15%, lo que en realidad significa que los docentes están recibiendo la noticia de que su salario será reducido.

View post on imgur.com

Lo cierto es que la masividad de las clases públicas (que fue el modo de protesta acordado por los docentes) no fue suficiente para acaparar la atención de los noticieros y los diarios. No fue suficiente que miles de estudiantes tuvieran la voluntad de apoyar la medida de sus educadores, acompañándolos a la calle y a las plazas a pesar del frío. No fue suficiente que docentes y estudiantes estudiaran fuera de las aulas, a la vista de todos, para que los medios masivos de comunicación se hicieran eco del reclamo salarial de los docentes universitarios.

Fotografía: Ailén Montañez
Fotografía: Ailén Montañez. Facultad de Ciencias Sociales de la UBA

Sin embargo, lo que sí fue noticia ayer, fue el estudiante de la UADE que hackeó la base de datos de la institución para modificar sus notas. El operativo mediático realizado en torno de la figura de Christian Iván Cámara (21 años) fue alucinante. Noticieros de primera y segunda edición cubrieron la nota como si ésta fuera de gran importancia nacional. Asimismo, los diarios más importantes del país publicaron ayer cuantiosas notas al respecto del hacker universitario.

tweet

No sólo la noticia del muchacho fue viralizada sino que también, los canales de televisión asumieron que el hecho era tan importante que decidieron enviar sus cámaras al domicilio de Cámara, hablando con los vecinos del mismo e intentando conseguir testimonios y opiniones al respecto. Abordaron al padre y al abogado del joven y armaron alrededor de esto una noticia que colmaba las pantallas de la TV y los diarios en internet.

La omisión de la situación salarial de los docentes universitarios y la desfinanciación de la UBA tienen un trasfondo político inconmensurable. También lo tiene el hecho de que a pesar de la inflación del 40%, el presupuesto que se aprobó este año para la Universidad de Buenos Aires es el mismo que el año pasado. Esto significa que el dinero alcanzaría solamente para pagar los gastos fijos de las facultades hasta el mes de agosto, peligrando así el segundo cuatrimestre de cursada de miles de estudiantes.

Los aumentos en las tarifas de luz y agua absorberán gran parte del presupuesto universitario, quedando por fuera diversos gastos fundamentales de las universidades, como los salarios de los docentes. La precariedad presupuestaria de la UBA también deja por fuera a los más de 10.000 docentes que trabajan ad honorem, o sea, que no perciben salario alguno por su tiempo de trabajo.

Ante la masiva organización docente y estudiantil por defender la universidad pública y poder garantizar que la misma siga en pie, Mauricio Macri se reunió con el Ministro de Educación Esteban Bullrich y el Jefe de Gabinete Marcos Peña. En el día de hoy, el presidente anunció una nueva partida presupuestaria de 500 millones de pesos para poder garantizar el pago de los costos fijos en las instituciones públicas de educación superior. La idea sería que tanto el Ministerio de Educación como el de Energía trabajen en conjunto para crear un plan de uso eficiente de energía en las casas de estudios universitarias de la mano de una recategorización tarifaria.

Tras la propuesta del rectorado de reducir el plantel docente, de la mano de un ofrecimiento de aumento salarial de solo un 15%, la declaración de emergencia presupuestaria de la Facultad de Medicina, la imposibilidad del Hospital Clínicas de mantenerse abierto y ante el cierre de comisiones, es viable decir que la UBA corre peligro de poder culminar su ciclo lectivo en este año.

La realidad es que aunque el gobierno nacional exprese continuamente que Argentina se encuentra en un estado crítico, luego de las decisiones políticas y económicas de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner, es válido cuestionar por qué no hay presupuesto para las universidades públicas, en tanto fue posible quitarle las retenciones a los autos de lujo, el champagne y a las mega mineras.

 

 

Florencia Sosa

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close