Le queremos ganar el campeonato a Boca

River llegaba con todo para ganar y Boca, de imponerse, para encaminarse directamente al título. Fue triunfo claro y a la vez sufrido para los de Gallardo, que rompió el maleficio con Boca en el torneo ¿Y ahora?

Que al Millonario le cuesta imponerse en La Boca no es noticia, pero este plantel de hombres hacía soñar a los hinchas en la previa. El Xeneize llegaba puntero y sin recibir goles en las últimas tres fechas, sin embargo el buen juego y la remontada mostrada por River en lo que va del año le daba la confianza de poder bajar a su máximo rival.

“Los de arriba son bosteros, los podemos alcanzar” viene resonando hace algunas fechas en el Monumental y si quedaba alguna oportunidad, tras arrancar el semestre a 11 puntos y con la Copa por delante, era esta. Y como cada partido que disputa con el chip de encuentro decisivo, el equipo del Muñeco nunca te deja a gamba.

La lesión de Casco al minuto pudo sacudir los ánimos del visitante, pero a los 14 minutos el Pity Martínez empalmó una volea hermosa que lo dejó al borde de las lágrimas. Y como si fuera poco, a los 23′, la cedió maravillosamente para que Alario, que sigue tachando casilleros de goles importantes, ponga el 2 a 0 en La Bombonera. 

 

Así el primer tiempo de River era una maravilla hasta que, por fuera del tiempo cumplido, Gago tiró un centro desde pasada la mitad de cancha y Batalla falló y le dio la posibilidad a Boca de salir al segundo tiempo con vida. Pudo ser un sacudón. En otro momento el golpe podría haber sido de knock out para el Millonario, por lo que la bronca millonaria en el entretiempo no era buena compañera para salir a la segunda mitad.

En los últimos 45 minutos el equipo de Gallardo se replegó más y aguantó a partir del sostén de dos centrales de categoría: Maidana volvió a ser el muro que nos tenía acostumbrados y Martínez Quarta, una vez más, apagó incendios. Y ahí estuvo una gran diferencia del clásico: Insaurralde y Vergini, sumados a la escasa colaboración de Gago y Pablo Pérez, sufrieron constntemente con el explosivo tridente de River formado por el Pity, Driussi y Alario.

Con la merma física del visitante y la apuesta a la contra con Mora y Auzqui, uno de los mejores Superclásicos de los últimos tiempos llegaba a su fin con la sensación de que algo más iba a pasar. El ex-Estudiantes tuvo la posibilidad de poner el 3-1, pero la pelota se fue a centímetros del palo derecho de Rossi. Y en la siguiente de peligro, el arquero de River, que había perdido una batalla, terminó ganando la guerra. Augusto contuvo en dos oportunidades lo que era el empate de Boca.

Finalmente, Gago, que le había dado vida al local tras el error de Batalla, le puso punto final al resultado. El 5 de Boca cedió de mala manera para que Nacho Fernández, que no había gravitado como en otras oportunidades, interceptó y cedió para Driussi, un león que como si fuera el primer minuto consiguió el 3-1 final para sellar un gran triunfo en La Bombonera. 

El cierre se gritó en todo el país, comenzando por Núñez y pasando por Boedo, todos los perseguidores del Xeneize vieron una vez más la posibilidad de bajar a un puntero que sobrevive por lo hecho en el 2016. River tiene derecho a ilusionarse porque el campeonato que le viene siendo esquivo en la era Gallardo, ahora sí lo tiene en carrera.

El propio entrenador de La Banda recordó que su objetivo es la Copa Libertadores, esa que tanto le costó jugar y que ya lo tiene en octavos de final, a falta de dos partidos en los que pondrá suplentes para seguir sosteniéndole el aliento en la nuca a Boca.

La últimas jornadas del torneo demostrarán si a River, que afronta un fixture muy complicado, le alcanza para pelear ambos frentes y emular lo que podría ser una catastrófica pérdida para un Boca similar al de Lavolpe. Con un tono más calmo que el de Ramón Díaz en 1997, Gallardo lanzó: “Vamos a intentar pelear el campeonato”. Y sí, le queremos ganar el campeonato a Boca, Muñe.

The following two tabs change content below.
Guido Hernán Giuseppetti

Guido Hernán Giuseppetti

Estudiante de Ciencias de la Comunicación (UBA), de 24 años, que sigue la actualidad de River y Racing.