Tecnología

Logran realizar esculturas en la punta de un lápiz

Bosnia-Herzegovina.- Realizar con mucha paciencia microesculturas en la mina de un lápiz de grafito, tan diminutas que sus detalles deben observarse con lupa, es la fascinante afición del bosnio Jasenko Djordjevic, de la ciudad norteña de Tuzla.

Aylan Kurdi, un infante que murió ahogado en septiembre de 2015 en la costa mediterránea turca en su intento de alcanzar con su familia las costas de Europa huyendo de la guerra, le motivó a dedicarle una de sus obras hechas a mano. “No quise llamar la atención sobre la desgracia sólo de ese niño, en el mismo sitio y al mismo tiempo murieron su hermano y otros niños, sino que el mensaje de mi escultura era que tales cosas no deberían ocurrir en ningún lugar”, subrayóDjordjevic.

La imagen del cadáver del niño hallado en la playa turca se convirtió en un símbolo de la tragedia de los refugiados. [pullquote]”La escultura por sí no puede cambiar nada. Las potencias que llevan las guerras se guían por intereses y no por emociones, pero yo creo que es importante que se hable de eso, para que tal vez en el futuro se impidan o atenuen las tragedias de los inocentes”, mencionó este artista, de 34 años de edad.[/pullquote]

Djordjevic es fotógrafo de profesión y también entrenador de artes marciales, se dedica a esculpir figuras de un tamaño de cuatro milímetros, en la propia punta del lápiz que sirve para escribir.

Ha hecho 200 esculturas diferentes

Del mismo modo, el artista hizo mención a que es difícil encontrar lápices con un grafito de calidad que permita un trabajo tan minucioso. “Es como realizar tallas en piedra, pero yo lo hago en grafito, en este espacio limitado, menudo, frágil, de cuatro milímetros. Sólo la longitud permite formas”, explicó.

Djordjevic aseguró que ha aprendido a no enfadarse cuando a poco de dar la forma final a una obra después de horas y horas de trabajo, ésta se rompe “y vuelves al inicio (…), esto requiere mucha paciencia y mucho esfuerzo”, indicó.

El tallador reiteró que debe ser un trabajo realizado con mucha paciencia. “Trabajo paso a paso, y cuando acabo una parte, la parte ‘cruda’, le tomo fotos. Donde más me detengo es en los detalles. Observando las fotografías decido qué tendría que perfeccionar. Eso puede durar varios días o incluso semanas”, relató.

¿Cómo comenzó a esculpir en grafito?

El artista de lo minucioso contó que se inició en este arte luego que su hermano le mostrara fotos de obras de un estadounidense y le preguntara si él podía hacer algo así. “Me gustó la idea y me puse a hacerla realidad. Varios días después, le entregué una obra y le dije: ‘Ya ves que puedo’. Mi hermano casi no lo creía, porque lo hice sin conocimientos previos de ese trabajo”, explicó.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close