Los suavizantes de telas naturales | Segundo Enfoque
Tu Diario Online de Otra Manera      

Los suavizantes de telas naturales evitan toxinas

El hecho de elaborar un suavizante de tela casero ayuda a evitar riesgos innecesarios en la salud y en el medio ambiente, además de ser personalizado a tu gusto.

Por lo general, en los últimos tiempos los suavizantes de tela se han convertido en uno de los productos infaltables al momento de lavar la ropa.

Este elemento tan usado no solo le proporciona más suavidad a los tejidos, sino que suelen proteger las prendas más delicadas, dejando también un aroma bastante agradable.

A pesar de todas las propiedades positivas, hace ya algún tiempo se viene advirtiendo de que algunas de las fragancias que contienen son perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

El problema de este tipo de productos, al igual que otros de limpieza del hogar, es que sus efectos no siempre se dan de forma inmediata y suelen aparecer después de un tiempo.

Afortunadamente, en los últimos tiempos se han descubierto técnicas que suelen ser 100% ecológicas y saludables que, por muy poco dinero, nos ofrecen resultados similares sin correr este tipo de riesgos.

La gran mayoría de las personas suelen adquirir suavizantes químicos porque consideran que son la mejor opción para el cuidado de sus prendas. Por lo general, estos productos suelen tener aromas bastante fuertes que logran perdurar en la ropa por un periodo largo de tiempo.

No obstante, a pesar que la publicidad haga pensar que esta es la única y mejor alternativa, en realidad hay ingredientes caseros que nos brindan beneficios similares sin alterar las telas.

Los químicos contentivos en los suavizantes de tela suelen generar contaminación en el ambiente y pueden provocar irritaciones en la piel.

Estudios recientes han dado a conocer que algunos de estos productos contienen unos compuestos conocidos como ftalatos que, además de hacerles perdurar su aroma, podrían influir en el desequilibrio de la actividad hormonal.

Para fabricar un suavizante casero necesitas:

Ingredientes

  • 2 tazas de sales de Epsom o sal de mar gruesa (600 g)
  • 30 gotas de aceite esencial de manzanilla, lavanda o el que prefieras
  • ½ taza de bicarbonato de sodio (100 g)
  • 1 recipiente con tapa

Instrucciones

  • Incorpora las sales de Epsom en el interior de un recipiente y agrégale el aceite esencial que prefieras.
  • Agítalo unos segundos para que se integre y, cuando esté listo, añade el bicarbonato de sodio.
  • Combina todo nuevamente y tapa el preparado.
  • Lo puedes almacenar en buen estado hasta por dos meses.
The following two tabs change content below.

Comments

comments