Internacionales

Los vascos tomarán acciones para separarse de España

El Partido Nacionalista apuesta por la independencia en el marco de la ley, pero otras facciones apuestan por la vía insurrecional que tomaron los catalanes

No solo Cataluña busca lograr su independencia de España. País Vasco es otra región autónoma española que históricamente ha tenido una autoidentificación y autodeterminación a la soberanía como un Estado independiente de la Corona española.

Es por esa razón que los principales partidos políticos vascos comenzaron a reunirse a partir del 7 de febrero para “superar sus diferencias y empezar a articular la actualización del Estatuto para después aprobarlo con un acuerdo mayor que el que se produjo el 25 de octubre de 1979”, según afirmó Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno vasco.

En ese referéndum de 1979 la participación fue del 58,85% del censo y logró el 90,27% de votos afirmativos. Sin embargo, el reto que enfrentan los vascos podría ser más difícil que el que enfrentan los propios catalanes tras la aplicación del artículo 155 para intervenir el poder de su región.

Los independentistas catalanes se mantuvieron cohesionados, pero los vascos aún no tienen una unidad sólida de criterios entre sus partidos para impulsar una acción unilateral ante Madrid.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) no ha saltado a la palestra pública a manifestar su intención de sublevarse contra el Estado español y ha preferido resguardar sus intereses en el dominio de la región vasca con la unión de los partidos PSE-EE.

Pero eso no significa que los vascos no deseen una secesión. De hecho, la apoyan, pero siempre “dentro de los márgenes de la ley y la Constitución española”. El PNV ya ha presentado un documento en el que plantea, tras una propuesta del Parlamento vasco, que “el proceso de actualización del autogobierno vasco se deberá desarrollar dentro del marco legal, adecuándose a los procedimientos establecidos en la Ley Fundamental”.

Por el sendero de la legalidad

Mientras que hay facciones nacionalistas vascas que apuestan por acciones subversivas al estilo de Cataluña, el PNV reitera que es al Estado a quien le corresponde “asumir la obligación de negociar y acordar los ajustes constitucionales y legales”, en referencia a una secesión negociada de Euskadi (País Vasco) de la jurisdicción del Reino encabezado por Felipe VI.

Madrid también se niega a perder un territorio clave, junto con Cataluña, en la economía española y en la territorialidad que hace de España uno de los países clave en el poder de la Unión Europea.

Artículos relacionados

Close