Entretenimiento

Loving Vincent en óleos sueña con el Oscar

La cinta animada busca descifrar el suicidio de Vicent Van Gogh

El continúo avance de la tecnología logra que los personajes animados luzcan cada vez más reales, estéticos y estilizados. Sólo con ver cintas como “Coco” o” Un jefe en pañales” podemos darnos cuenta de cuáles son las cartas de las grandes compañías de animación actualmente.

Por eso, encontrar una propuesta tan artesanal como “Loving Vincent” es una brisa de aire fresco, que se agradece con el corazón.

Los directores Dorota Kobiela y Hugh Welchman han llevado la animación a otro nivel. “Loving Vincent” es la primera película hecha con óleos, 125 pintores crearon 5.000 cuadros. Y un factor mucho más sorprendente es que, si bien estos artistas tenían amplia experiencia en su rubro, este fue su debut en el campo de la animación.

Por supuesto, usar los óleos fue un homenaje al estilo de pintura que Van Gogh utilizaba en vida. Ver las escenas recreadas en esta técnica es impresionante, a tal punto que te roba el aliento.

Su estética es impresionante. La belleza técnica es cuidada al milímetro, logrando una experiencia sublime y maravillosa. La música acompaña muy bien el largometraje y, en muchas escenas, se vuelve fundamental.

“Starry, starry night”, de Lianne La Havas, es la única pieza con letra en el soundtrack. Los acordes son emotivos y dulces, retratan la lucha de Van Gogh contra él mismo, contra sus demonios e inseguridades. El tema es uno de los grandes olvidos de la ceremonia de los Oscars.

Un poético  misterio

La historia nos sitúa luego del suicidio del pintor y las dudas que surgieron con este hecho. El protagonista escarba en el círculo más profundo de Vincent y es así como podemos descubrir a personajes complejos y deliciosos.

Personajes como Theo, el hermano torturado y sacrificado en pro del desarrollo artístico y mental de Van Gogh. O Margaret Gachet, tal vez el único amor que el pintor tuvo en su vida…tan solo por mencionar algunos.

El hecho que usaron la técnica de la rotoscopia (grabar la cinta con actores reales para luego animarlos) lo que ayudó muchísimo con el desarrollo del material. Logró que los sentimientos y emociones que los actores interpretaron se vieran mucho más reales en las pinturas posteriores.

Otro punto interesante es que, pese a ser una cinta animada, es una película claramente dirigida a un público adulto. Logra atrapar a la audiencia haciendo uso de la voz en off y los flash blacks.

El suspenso por saber que verdaderamente pasó con Van Gogh te mantiene cautivado. ¿Verdaderamente se suicidó o lo mataron? ¿Margaret Gachet estaba encubriendo al asesino? ¿Se mató por tener el corazón roto por enésima vez? ¿Por qué nadie lo defendía de todos los acosos y burlas de la gente del pueblo?

Es imposible no sentir empatía con los personajes y su desarrollo durante la historia. Ya sea que te sientas fuera de lugar como Vincent, cargues errores como Margaret o quieras descubrir quien verdaderamente eres como Armand… “Loving Vincent” logrará que te sientas parte de esta experiencia casi poética.

Es una excelente cinta de animación, casi roza la perfección en los aspectos técnicos y estéticos. Está nominada al Oscar como mejor película animada, lamentablemente, sus chances son casi nulas debido al boom de “Coco”.

De todas formas, tendremos que esperar al 4 de marzo para saber si logra, contra todo pronóstico, llevarse el Oscar a casa.

Artículos relacionados

Close