Internacionales

Macri propuso un proyecto de igualdad laboral de género que no impone sanciones a las empresas

También se plantea un código de conducta que será enviado al Ministerio del Trabajo para que se adhiera al articulado de ese proyecto de ley

En Argentina el centro del debate social es la igualdad de género. Y es que el Gobierno de ese país envió ayer al Congreso el proyecto de ley de equidad de género. Con este texto se busca garantizar los derechos laborales de las mujeres en igualdad de condiciones con los hombres y reducir la brecha salarial que existe entre ambos.

Una de las premisas de este nuevo proyecto legal es la “igualdad salarial estricta”. Asimismo, establece nuevas licencias para que las mujeres trabajadoras puedan acoplar el campo laboral con la vida privada y familiar.

¿Qué plantea la ley en pro de la igualdad?

El proyecto de ley especifica los siguientes puntos: otorgamiento de licencia por nacimiento o adopción de hijo por 15 días corridos, cualquiera sea el género del trabajador (hoy el padre tiene solo 2 días); y la posibilidad de pedir 30 días al año “por razones particulares planificadas” sin goce de haberes, reseñó el diario Clarín.

Regulaciones

También se plantea un código de conducta que será enviado al Ministerio del Trabajo para que se adhiera al articulado de ese proyecto de ley.

Si se aprueba, esta sería la primera ley concreta en un país de Latinoamérica que apoya, regula y controla la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Sin embargo, uno de los detalles que posee es que no expresa sanciones u otros mecanismos para obligar a los patronos o empleadores a que cumplan con la ley.

El presidente Mauricio Macri presentó el proyecto de “equidad” el 1 de marzo en una sesión de la Asamblea Legislativa y luego lo ratificó en un discurso ofrecido por el Día Internacional de la Mujer.

El proyecto, que implica la modificación de artículos de la Ley de Contratos de Trabajo, establece que “los trabajadores cualquiera sea su género tendrán iguales derechos en todo lo relativo a su acceso al empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera dentro de la empresa”.

Asimismo, “los contratos individuales, las convenciones colectivas de trabajo y las reglamentaciones autorizadas no podrán establecer ningún tipo de discriminación en el empleo, fundada en el género o en el estado civil de quienes trabajan”.

Artículos relacionados

Close