México podría realizar una reforma tributaria

México.-  Si la reforma fiscal que anunció Estados Unidos se produce, y afecta a los ciudadanos de México, el país azteca podría revisar también su política en esta materia.

La información fue suministrada por el canciller mexicano Luis Videgaray, en un encuentro con medios locales.

Como parte de su estrategia para evitar que las empresas estadounidenses abran nuevas plantas en México, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la creación de un nuevo tributo fronterizo a las importaciones provenientes de ese país.

Los recursos obtenidos por este concepto serían usados para financiar la construcción del muro fronterizo, una de las promesas de campaña del republicano.

Además, Trump señaló que entre sus planes está bajar el impuesto sobre la renta a las empresas que decidan quedarse en EEUU.

Videgaray afirmó que si la reforma fiscal pone a su país en desventaja, la nación azteca tendrá que tomar acciones urgentes como respuesta. Sin embargo, recalcó que es importante esperar y no adelantarse a los acontecimientos.

Pero las medidas no serían necesariamente imponer un tributo fronterizo, dijo el funcionario, pues eso afectaría al bolsillo de los consumidores de su país, sino que se analizaría bien qué y cómo hacer una reforma que sea selectiva.

Este jueves estuvieron reunidos el canciller Videgaray y el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong,  con el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, y el secretario de Estado, Rex Tillerson, en Ciudad de México.

Los nuevos impuestos serían aplicados en la frontera

Durante la reunión, se trataron temas que afectan a ambas naciones, como la migración ilegal y la seguridad fronteriza, entre otros asuntos de interés bilateral.

Las relaciones entre México y Estados Unidos se tornaron tensas luego de las repetidas amenazas del mandatario estadounidense contra los mexicanos, entre las cuales se encuentran la construcción de un muro fronterizo, cuyo decreto de aprobación fue firmado el pasado 25 de enero, 5 días después que Trump tomara el poder.

Las nuevas políticas migratorias del Gobierno de Trump, que incluyen deportaciones rápidas de indocumentados, también han enrarecido el clima de amistad y cooperación mutua que tradicionalmente existía entes entre los dos países.