México “revive” incertidumbre por el futuro del TLCAN

México está sumido en una prolongada y angustiosa incertidumbre por el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Tuvo en el arranque de 2018 un modelo de lo que sucedería si se rompiera el acuerdo con Estados Unidos y Canadá.

El miércoles algunos reportes sobre una posible salida de Estados Unidos del pacto comercial presionaron el precio del peso frente al dólar y recordaron a México lo que puede suceder en un mundo post TLCAN.

En el caso del mexicano de la calle, principalmente para aquellos quienes vivieron las crisis de décadas atrás cuando el dólar duplicaba su precio de la noche a la mañana, la disminución del peso cobra dimensiones de pesadilla e incluso se usa como instrumento para medir la efectividad de un gobierno.

De poder materializarse el peor escenario, la firma británica Capital Economics calcula que habría una disrupción física al comercio con chequeos fronterizos más duros y un golpe a la amistad de los negocios “que podría pesar en la inversión y en el gasto de los hogares”.

Próximas opciones frente al peso mexicano

Esta firma agregó que el peso mexicano puede enfrentar nuevas presiones, que en un inicio lo llevarían a la categoría de entre 23 y 25 pesos por dólar antes de recuperarse ligeramente.

En este sentido, el peso mexicano se desplomó 7.64% en cuestión de horas tras confirmarse la victoria de Trump y superó la barrera de los 22.00 por dólar, cuando hace un año se instaló en la Casa Blanca, aunque al final en 2017 se apreció 5.04%

No obstante, Capital Economics advierte que si bien un rompimiento del TLCAN “causaría un shock en los mercados en México”, el impacto económico dependería de la forma en la que Estados Unidos anunciara su salida y de los acuerdos comerciales que serían puestos en su lugar.

Todo el nerviosismo en México por su dependencia de Estados Unidos no es nuevo. Desde que estaba en campaña, Trump amenazó con renogociar el tratado o retirarse de él gracias a la cláusula 2205, que permite a un gobierno retirarse en seis meses tras informar por escrito a sus socios.

Aproximadamente más del 80% de las exportaciones mexicanas van a Estados Unidos gracias a complejas cadenas de valor en América del Norte, aunque hay intentos del gobierno de México por fortalecer los lazos con otros socios comerciales como la Unión Europea.