Internacionales

Militancia 2.0

“Internet ha convertido lo que solía ser un mensaje controlado y unidireccional en un diálogo en tiempo real con millones de personas”, expresó la periodista estadounidense Danielle Sacks. La influencia que ejercen las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC’S) en los argentinos es innegable, pero ¿de qué manera modifica a la organización de las sociedades humanas en el siglo XXI? Es decir, ¿ha cambiado la militancia política?

En comparación con el siglo pasado, Julieta, militante del Movimiento Evita en Villa Fiorito, opina que “la situación política del país es distinta” porque se milita con “libertad”, una forma de expresarse muy distinta a la vivida con el “Proceso de Reorganización Nacional”. Sin embargo, Julieta agrega que, a pesar del paso de los años, “la realidad y los propósitos son los mismos”.

Damián, de la Organización Popular Cienfuegos, coincide, pero aclara que no se debe caer en “fetichismos dogmáticos”. “Ni estamos en la clandestinidad obligada de los setenta ni en una sociedad hiperconectada virtual”, ratifica.

Por el contrario, Victoria Belaustegui, psicóloga de la Universidad de Buenos Aires (UBA), cree que las redes sociales han cambiado la práctica militante. Además, sostiene que “la militancia en redes sociales es más efectiva que en las calles porque la ‘vida virtual’ tiene suma importancia en los tiempos que corren”.

Claudio Rocca, psicólogo y profesor de la UBA, piensa lo mismo que su colega y puntualiza que la militancia virtual es “más persuasiva” porque “permite mayor producción y mayor sutileza en los mensajes”. Walter, que militó a principios de los ochenta en la Federación Juvenil Comunista (FJC), recuerda que “antes todo era más artesanal”.

“Se trabajaba mucho el boca a boca, hacíamos piqueteadas en las salidas del colegio, y también pintadas”, cuenta. “Hoy la comunicación se basa en las redes y eso influye para mal. Cualquiera habla y dice cualquier cosa con una liviandad que asusta”, considera.

Julieta, por otro lado, es prudente con las redes sociales. Opina que si se utilizan bien, pueden brindar “una mano gigante”. “Viralizás lo que hacés y tal vez lográs que alguien se sume”, amplía. “El problema es cuando te convertís en un ‘cyber-militante’, que es un bajón”, advierte.

“Es el viejo ‘psicobolche’ de café, pero conectado todo el día a las redes y ‘discutiendo política’ por medios virtuales”, complementa Damián. En ese sentido, Martín Lorences, abogado y profesor de Instrucción Cívica, apunta que las chicanas, los insultos y el anonimato son “moneda corriente” en este tipo de intercambios.

Rocca expone que “la virtualidad y el anonimato generan una impunidad que permite, al no estar cara a cara, decir cualquier cosa”. “Es más fácil atacar al hombre que argumentar porque esto último implica pensar, y, por sobre todo, respetar al otro como un interlocutor válido”, completa Belaustegui.

A pesar de todo, con ventajas y desventajas, las redes sociales han cambiado las vidas humanas. “Han ampliado la libertad de expresión”, afirma Lorences. Sin embargo, “no hay equivalente virtual a la necesidad de tomar una facultad para exigir mejoras edilicias o al bloqueo de una fábrica para frenar despidos”, declara Damián. “La realidad sigue estando ahí, las ideologías todavía existen y los relatos son necesarios para empujar la militancia”, concluye.

Memes políticos, una tendencia que crece

En Facebook se pueden encontrar páginas de diversa índole: equipos de fútbol, bandas de música, marcas de ropa, entre otras. En este crisol de diversidad, se encuentran “Paint Subversivo” y “Aryan Argentine Memes II: 30.000 wasn’t enough” que son dos páginas dedicadas a una clase humor que crece a niveles exponenciales en la Argentina: los “memes” y la sátira política.

Un meme de Internet es una imagen que se usa para describir una idea, situación, expresión y/o pensamiento manifestado en cualquier tipo de construcción multimedia. Ese meme, luego, se replica mediante internet, de persona a persona, hasta alcanzar una amplia difusión.

El “Tajaí” de Sergio Massa, diputado nacional del Frente Renovador, o la “fe y esperanza” de Daniel Scioli, ex candidato a presidente por el Frente para la Victoria, son ejemplos de propagandas políticas que obtienen viralidad en la red gracias a la parodia. “No hay límite para el humor”, afirma un administrador de “Aryan Argentine Memes II”.

Tanto “Paint Subversivo” como “Aryan Argentine Memes II” no se toman su “trabajo” como una nueva forma de militancia. “Preferimos hacer esto por diversión. Sería un poco contradictorio tomarse el humor político como militancia cuando esto último implica una seriedad y compromiso que desde una página de ‘Face’, no tenemos”, concluyen los administradores de “Paint Subversivo”.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close