Internacionales

Ministro japonés prometió ayuda financiera a zonas afectadas por lluvias

Más de 170 personas han perdido la vida y 83 mil han sido desalojadas

Japón.- Luego de las torrenciales lluvias que ha azotado a Japón desde hace varias semanas dejando un centenar de víctimas y cobrado la vida de más de 170 personas.

Shinzo Abe, primer ministro japonés, quien se vio en el deber de cancelar dos de sus viajes a Europa y Medio Oriente, realizó un recorrido por Okayama, unos de los lugares que se ha visto más afectado por las fuertes lluvias. Expresó su preocupación por la situación tan fuerte que viven las familias habitantes de la nación, y que ha dejado a la deriva a muchas personas a causa de los fuertes derrumbes.

Abe agregó que el Gobierno hará todo lo que esté a su alcance para ayudar financieramente a todas las zonas que quedaron devastadas por los torrenciales aguaceros, además de la construcción de viviendas temporales para las familias damnificadas.

El primer ministro aprovechó el recorrido para hacer un llamado a todos los gobernadores de las ciudades afectadas a que puedan prestar todo el apoyo y colaboración necesaria y de esta manera recuperar el país, entre ellos al gobernador de Okayama, Ryuta Ibaragi. “Quiero contar con el apoyo de los gobernadores y trabajar juntos proporcionado toda la ayuda financiera necesaria para solventar pronto esta crisis que nos afecta duramente”, puntualizó Abe.

Ministro recorrió zonas afectadas por las lluvias

Uno de los lugares que recorrió fue un centro para refugiados donde se encuentran miles de personas. Allí se dispuso a arrodillarse y orar el silencio y a su vez colocar unas flores en el distrito de Mabi en la ciudad de Kurashiki, en donde varias personas perdieron la vida a consecuencias de las lluvias.

En este sentido, el primer ministro se dispuso a visitar una escuela primaria en la misma ciudad de Kurashiki, para conversar con las familias afectadas, entre ellos una dama de 88 años, quien le contó al ministro la fuerte experiencia que vivieron durante el desastre.

Un total de cincuenta personas perdieron la vida en la ciudad de Okayama mientras que, unas 83 mil fueron desalojadas de sus viviendas, lo que el ministro japonés  calificó como uno de los desastres más fuertes de la historia desde el 1982.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close