Internacionales

Motín carcelario en Brasil mantiene de rehenes a nueve personas

Dos guardias y siete activistas religiosos están secuestrados por los presos

Durante la tarde de este miércoles ocho de agosto, se registró un motín carcelario en Brasil. El levantamiento tuvo lugar en un centro de detención provisorio de la ciudad de Taubaté, en San Pablo.

En la revuelta, los presos tras tomar el control de la prisión Feliz Nobre de Campos, secuestraron a unas trece personas, de las cuales nueve aún permanecen en cautiverio. Se conoció que los rehenes son dos guardias de la prisión y siete activistas religiosos.

Del resto de las personas solo se sabe que salieron ilesas, tras ser liberados de a poquito uno tras otro. Según medios locales, este jueves el recinto carcelario aún se encontraba rodeado por efectivos policiales y familiares de los internos.

Desde que inició el alzamiento, los presos han quemado colchones y causando destrozos en parte del reclusorio. En el lugar permanecen detenidos 1.154, a pesar de que fue construida para albergar a 844 personas.

Aunque para el momento no han precisado los motivos exactos del motín carcelario en Brasil, se maneja la hipótesis de que sea a causa del hacinamiento y los problemas de infraestructura.

Vale destacar que la mayoría de las cárceles de San Pablo, están bajo control de la organización Primer Comando de la Capital. Este grupo, suele dominar decenas de presidios en el resto del país, en las que trafican drogas y armas.

Entretanto, el Departamento de Asuntos Penitenciarios del estado informó que las autoridades brasileñas continuarán negociando con los rebeldes, a fin de acabar con el motín.

Vea también: Fosa clandestina en México: Hallaron diez cuerpos en Guadalajara

Violencia sin límites

La violencia en Brasil no solo se percibe en los recintos carcelarios, sino que recrudece fuera de esos muros. Uno de los principales países de América Latina alcanzó un récord histórico en cuanto a homicidios y violaciones.

Aunque no tienen declarado ningún conflicto bélico, a diario mueren muchos más ciudadanos que en los países que están en guerra. Esta conclusión se deriva del más reciente informe emanado por  la ONG Fórum Brasileño de Seguridad Pública.

Según sus informaciones, en 2017 hubo alrededor de 63.880 homicidios, 175 por día a ritmo de unos 7 por hora. De estas muertes, 4.539 fueron de mujeres y 1.133 formaron parte de casos de violencia doméstica.

Las violaciones también subieron, alcanzando los 60.018 casos. Estas estadísticas delatan hasta dónde llega la desigualdad en Brasil. El aumento se concentra en tan solo 12 Estados de los empobrecidos norte y nordeste del país, pero es un repunte tan intenso que acaba disparando las cifras del país entero.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close