MSP empleará médicos para fiscalizar centros del país

Uruguay.- Desde el 2010, dos años posteriores de haber sido constituido el departamento de Fiscalización en el Ministerio de Salud Pública de Uruguay, no ingresan practicantes a la división.

En este sentido, eran trece pero actualmente son tres a los que le corresponden encargarse de inspeccionar a todos los servicios de salud que existen en la nación, según mantuvo Laura Ross -una de las interventoras- en su presentación en la Comisión de Salud de Parlamentarios el pasado día miércoles. Eso se debe a una deserción de setenta y siete por ciento de esos profesionales, según cifras entregadas a los legisladores.

Se trata de una problemática desarrollada en todo el departamento desde que fue establecido. En el 2009 ingresaron cerca de cuarenta profesionales -trece médicos, diez licenciados en enfermería y dieciocho químicos, ingenieros químicos, químicos farmacéuticos e ingenieros en alimentos-. Actualmente son veinticinco en total, pero una química farmacéutica que renunció se retira en el mes de diciembre de este año, por lo que serán veinticuatro.

“Entre los emplazados realizados en el año 2009, 2010 y 2014 se integraron cincuenta y tres personas. Enormemente la deserción global en la división fiscalización es de cincuenta y tres por ciento”, indicó Ross.

Esa división representa la encargada de censurar todos los servicios de salud, la manufactura farmacéutica, la de productos médicos, la explotación alimentaria, de cosméticos y elementos sanitarios. Asimismo atiende todas las denuncias que se exhiben ante el MSP por anomalías o porque se ven comprometidos semblantes sanitarios. Para todas esas diligencias poseen veinticuatro inspectores.

“Vinimos a transferir nuestra inquietud respecto a que usualmente resulta imposible fiscalizar y controlar cómo están tocando los alimentos a nuestras casas, cómo se encuentran funcionando los servicios de salud, cómo resulta la calidad de los medicamentos”, añadió.

Los trabajadores de la jurisdicción afirman que ello se debe a que son cargos de alta dedicación, de cuarenta horas semanales, con disconformidad de funciones, lo que no les consiente trabajar en el contorno privado. A su vez ocupan que esas condiciones “no se encuentran remuneradas”, expresó otro de los fiscalizadores, Zelmar Mendía.

Una auditoría ejecutada en el año 2013 por el Ministerio de Economía y Finanzas, que valoró la División Fiscalización del MSP, consumó que “la habilidad, políticas y ordenamientos utilizados, no responderán una gestión de riesgos, que excluya, disminuya o avise a tiempo los impactos negativos en la salud”.

Comments

comments