Pueblos Originarios

El mundo de los espíritus fundamental para los yanomamis

Brasil.- Para los yanomamis, el mundo de los espíritus es una parte sumamente importante de la vida. Hoy en día, este pueblo originario debe afrontar enormes problemas seguidamente.

Su creencia es que los chamanes no pueden curar enfermedades importadas por los garimpeiros, los ganaderos y la franja oriental de su selva está siendo deforestada.

Los yanomamis de Brasil y Venezuela forman parte de una de las mayores tribus relativamente aisladas de América del Sur. Su territorio abarca 9,6 millones de hectáreas en Brasil y 8,2 millones de hectáreas en Venezuela.

Después de una larga campaña liderada por el portavoz yanomami Davi Kopenawa, el movimiento global por los derechos de los pueblos originarios y tribales Survival y la Comisión Pro Yanomami, su territorio ubicado en el lado brasileño fue demarcado.

En la actualidad, sin embargo, siguen afrontando riesgos, asesinatos y maltratos; originando su traslado hasta el interior de la Amazonia. Centenares de buscadores de oro, especialmente en Venezuela, trabajan ilegalmente en sus territorios y los colonos y agricultores están invadiendo la frontera oeste del territorio en Brasil.

Los invasores transmiten enfermedades mortales como la malaria que afectan a la salud de los yanomamis.

L

Así, los yanomamis no contactados son especialmente vulnerables a las enfermedades importadas: estas pueden provocar rápidamente la muerte de todos los habitantes de pueblos indígenas aislados tras el contacto.

Cabe destacar que los yanomamis son los mejores conservacionistas de su territorio en la selva amazónica

Por el lado venezolano es reconocida como la segunda mayor reserva de la biosfera del mundo, pese a que ahora está siendo deforestada y contaminada con mercurio.

Para colmo, el Congreso brasileño debate en este momento la aprobación de una serie de proyectos de ley que, de salir adelante, permitirán la minería a gran escala en los territorios indígenas como los de los yanomamis.

Revelaciones a través de los sueños

A través de los sueños y de los trances, los chamanes yanomamis trascienden los confines físicos de sus cuerpos y los límites de la conciencia humana para interactuar con los xapiripës.

Nosotros los yanomamis aprendemos con los grandes espíritus, los xapiripës. Aprendemos a conocer a los xapiripës, a verlos y escucharlos.

Sólo los chamanes, aquellos que conocen a los xapiripës, los pueden ver, porque parecen humanos pero son tan pequeños como una mota de polvo, y brillantes como la luz.

Sus canciones son poderosas, y su pensamiento es muy claro.

 

Luisa Bermúdez

Profesora de Castellano y Literatura egresada del Instituto Pedagógico de Caracas/Correctora de estilo. Venezuela

Artículos relacionados

Close