Nativos colombianos denunciaron nuevos asesinatos

Colombia.- Un grupo de comunidades nativas de Colombia denunciaron el asesinato de varios miembros de las etnias originarias.

Una de las muertes denunciadas fue la de uno de los líderes nativos, Gerson Acosta Salazar, del resguardo Kite Kiwe, informó el dirigente kankuamo Luis Kankui, consejero Mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

Los pobladores de los resguardos nativos aseguraron que son más los fallecidos

La muerte de Acosta Salazar formó parte de una ola de hechos violentos contra quienes respaldaron los acuerdos de paz, suscritos por el Gobierno colombiano con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Un mensaje emitido por Kankui señaló: “Resumen de 4 días: 3 Awá asesinados en Nariño, 2 Wounaan secuestrados y asesinados en Chocó, 1 Líder Nasa asesinado en Cauca = #Exterminio”.

Acosta Salazar, líder del resguardo Kite Kiwe, fue asesinado tras salir de una reunión de su comunidad en el municipio de Timbío, Cauca. Un hombre le disparó en repetidas oportunidades.

En 4 días fueron asesinados 10 nativos

“Tres muertes más se suman a la innumerable lista de víctimas que los indígenas Awá hemos tenido que dejar en esta guerra que parece no tener fin, nos da tristeza ver cómo el proceso de paz que para nosotros significó la posibilidad de volver a vivir en armonía, en la práctica ha significado el incremento al exterminio físico, cultural y espiritual de nuestro pueblo”, señaló la ONIC en un comunicado.

Sin embargo, los pobladores de los resguardos nativos aseguraron que son más los fallecidos, pues no se incluyó a dos nativos de la etnia Wounaan que fueron secuestrados y asesinados en el departamento del Chocó.

Por estos hechos, los pobladores originarios de Colombia solicitaron a la Fiscalía General de la Nación realizar las investigaciones necesarias para esclarecer los hechos, e impedir que queden impunes. Además hicieron un llamado a las organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales que se hagan eco de sus denuncias.

Los asesinatos en contra de líderes nativos, se sumaron a los de campesinos y líderes sociales, que apoyaron la desmovilización de la guerrilla de las FARC y el fin sel conflicto armado en el país latinoamericano.