Nativos de Latinoamérica defienden sus conflictos socioambientales

Ciertas comunidades nativas de América Latina se enfrentan a diversos conflictos por problemas socioambientales, lo cual podría representar una oportunidad de cambio en el enfoque del desarrollo económico de algunas naciones.

Desde hace tiempo han existido los conflictos por el uso de las tierras de los indígenas, pero no es hasta hace unos escasos años atrás que las sociedades, las culturas y los movimientos políticos han comenzado a respetar y a buscar la manera de vincularse mejor con estos grupos que frecuentemente han sido catalogados como marginados.

Mariela Curi, directora de la Fundación Futuro Latinoamericano, y la directora del Centro de Colaboración Cívica de México, Mara Hernández, advirtieron que el tema de los reclamos indígenas por la explotación económica de sus tierras será un tema presente por muchos años en las regiones.

En una entrevista para Excélsior, comentaron que la ejecución de proyectos en pro del desarrollo en América Latina, que impliquen el uso de los recursos naturales, generará desacuerdo por parte de los integrantes de pueblos originarios que habitan en las localidades donde se encuentren dichos recursos.

Además, Hernández comentó que dichos problemas se reflejarían en confrontaciones como la de la localidad mexicana de Chiapas, donde las comunidades nativas Zoques se declararon en contra de las actividades de explotación mineral y petrolera; así como en Dakota del Norte, en Estados Unidos,  donde la tribu Sioux batalla contra un oleoducto.

Por otra parte destacaron que los problemas socioambientales también podrían presentarse en tierras indígenas de la Amazonia ecuatoriana o brasileña, regiones colombianas, o en las zonas indígenas de Guatemala; así como también en los países como Bolivia, Ecuador o Perú.

Según ambas especialistas, la mayor parte de los países de las regiones que poseen comunidades originarias serán escenarios de numerosos problemas sociales derivados de las demandas de respeto de los grupos nativos que como tales, han sido históricamente marginados.

Curi y Hernández afirman que en las regiones antes mencionadas han surgido dos tipos de enfoques, el diálogo por un lado, y la defensa de derechos por el otro. Esto es algo que solo podría resolverse desde un enfoque que logre equilibrar el poder entre las partes involucradas, como las industrias y los interesados en los recursos de las comunidades originarias junto a los nativos que hasta ahora han defendido su entorno.

Comments

comments