Nativos urbanos reclamaron viviendas, becas, escuelas y salud en Paraguay

Paraguay.- Nativos que habitan en contextos urbanos reclamaron la asignación de viviendas con servicios, becas educativas, escuelas propias y atención médica, durante una manifestación en Asunción en el marco del Día del Indígena Americano.

Los originarios manifestaron ante las sedes de diferentes instituciones estatales, como el Instituto Paraguayo del Indígena, el Ministerio de Educación y Cultura o la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat, donde presentaron las diferentes reivindicaciones.

Entre estos reclamos figuró la construcción de 1.000 viviendas equipadas con servicios básicos para las comunidades originarias de zonas urbanas, así como la instalación de escuelas en estas comunidades. La información fue suministrada por Paulina Villanueva, de la Organización de los Pueblos Indígenas de las Zonas Urbanas, a la agencia de noticias EFE.

Adicionalmente, los nativos pidieron tener acceso a la documentación como las cédulas de identidad o las partidas de nacimiento y solicitaron que se les incluya en los diferentes programas sociales que dependen del gobierno como, por ejemplo, los planes de transferencias monetarias a familias en situación de pobreza o las ayudas para adultos mayores pertenecientes a estos grupos étnicos.

También exigieron que se otorguen becas completas a los jóvenes, de manera de que puedan culminar la educación media y quieran acceder a la universidad, debido a que las ayudas de las que gozan actualmente “no cubren el pasaje de transporte, el alquiler o la alimentación” de los estudiantes.

Paulina Villanueva, Organización de los Pueblos Indígenas de las Zonas Urbanas de Paraguay.

Villanueva, quien pertenece al pueblo originario guaná, contó que, cuando tenía 18 años, emigró desde la localidad de Vallemí al norte del departamento de Concepción hasta Asunción debido a que en su pueblo natal no tenía posibilidad de continuar sus estudios.

En ese sentido, explicó que la falta de escuelas de educación media y superior, sumado a la expulsión de sus tierras ancestrales y a la fumigación con agroquímicos cerca de sus comunidades, son las principales causas que fuerzan a los nativos a migrar a zonas urbanas.

Sin embargo, destacó que, a pesar del desplazamiento, los nativos continúan conservando su propia lengua y su identidad cultural, que se ven reflejadas en sus danzas tradicionales o sus trabajos de artesanía.

Por tal motivo, insistió en la necesidad de que los asentamientos originarios urbanos cuenten con escuelas propias en las que los profesores sean nativos que enseñen en las lenguas de cada pueblo. 

La población originaria de Paraguay alcanza unas 120.000 personas, 76 % de las cuales vive en situación de pobreza extrema, según datos oficiales.