Salud

Niveles de Grasa inciden en Cáncer de mama

Salud.- Científicos españoles han descubierto la relación de dependencia del cáncer de mama con los suministros de grasa del organismo.

La investigación fue realizada por científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB), con la colaboración de centros asistenciales y médicos españoles determinando la incidencia del suministro de grasa con el cáncer de mama, lo que podría nuevas posibilidades de opciones terapéuticas para combatir dicho mal.

Estrutura 3D de la proteína LIPG con el dominio catalítico donde dirigir una molécula terapéutica. / IRB Barcelona

Revelaron la interacción y la necesidad de las células cancerígenas por retener ácidos grasos provenientes de su exterior, es decir, el resto del organismo, para poder seguir proliferando y creciendo, junto con el resto de sus células malignas al cuerpo. La incidencia de este tipo de cáncer en España es una de las más frecuentes, con mayor presencia en mujeres y el cuarto tipo de cáncer en ambos sexos, con más de 25 mil casos nuevos diagnosticados cada año.

Los investigadores describen a una proteína principal que está involucrada con este proceso llamada LIPG (Leído, lip, ge) es una enzima localizada en la membrana, que es la capa exterior que envuelve y recubre las células, la cual está implicada en las actividades de las células tumorales y el crecimiento y/o expansión de las mismas. De acuerdo a análisis realizados por estos científicos, revelaron que los distintos tipos de tumores relacionados con el cáncer de mama el 85% tienen altos niveles de LIPG, todo esto desarrollado a partir de un total de 500 muestras clínicas de pacientes con este tipo de tumor.

 El talón de Aquiles de la enfermedad

La novedad de este descubrimiento radica principalmente en que, por primera vez, se pone al descubierto el requerimiento de las células cancerígenas de importar y extraer las grasas externas para poder subsistir y proliferarse, es decir, que las células tumorales reprograman su mecanismo interno para aprovechar lípidos externos, así como de la captación de la glucosa.

Roger Gomis, colíder del trabajo junto a Joan J. Guinovart, quien es el director del IRB Barcelona, explicaron que gracias a este nuevo conocimiento sobre el metabolismo de las células cancerígenas y del organismo de un paciente en si, lo que abrirá nuevas puertas que serán el próximo Talón de Aquiles contra el cáncer de mama.

Este nuevo descubrimiento implicaría la creación a futuro de un posible inhibidor que bloquearía la actividad de la LIPG en células tumorales y parar el crecimiento de las mismas, la cual servirá a modo de una quimioterapia menos invasiva y más eficaz contra este tipo de mal.

Cerca de casi 2 millones de personas son afectadas con cáncer de mama en todo el mundo de forma anual, así lo informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) el año pasado para sensibilizar y dar consciencia a la sociedad de este mal silencioso que ataca año tras año a miles de seres humanos.

Cáncer de mama. Síntomas y señales de alerta.

 

Ricardo Ferrer

Periodista Corporativo, redactor, creativo, soñador, tengo la certeza y plena confianza de que un ser supremo llamado Dios existe. Manejo temas de RSE, relaciones públicas, marketing social, social media y estrategias de contenido.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close