"No todas las apariciones son verdad" | Segundo Enfoque
Tu Diario Online de Otra Manera      

“No todas las apariciones son verdad”

Vaticano.- Este lunes, en la homilía, el Papa Francisco sentenció que “las apariciones, no todas son verdad”, y agregó que Jesucristo es el centro y que “sin Jesús no hay santos”.

Hay numerosas apariciones marianas aprobadas por la Iglesia Católica alrededor del mundo. Santiago Apóstol vio a la Virgen del Pilar en el año 40 d.C en Aragón, España. En 1531, la Virgen de Guadalupe se aparición a San Juan Diego. Santa Catalina Laboure vio a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa en Rue de Bac. Y, de las más recientes, tuvo lugar en 1953 en Siracusa, Italia, con Nuestra Señora de Las Lágrimas.

“Pero, padre, conozco la vida de ese santo, o de esa santa o también las apariciones de allá o de más allá…”. “Esto está bien, los santos son los santos ¡son grandes! Las apariciones, no todas son verdad. Los santos son importantes pero el centro es Jesucristo”, sentenció el pontífice.  A propósito de los santos, no es que Francisco los margine o los odie. A lo que se refiere, es que hay muchos católicos que tienden a rezarle a un santo en especial y se olvidan de Jesús. Y “sin Jesús, no hay santos”, afirmó Francisco.

El Sumo Pontífice llamó a los católicos a indagar en su fe y acercarse a Jesús: “¿El centro de mi vida es Jesucristo? ¿Cómo es mi relación con Jesucristo?”

.

“Para ser cristianos no son necesarias las cosas raras o difíciles”

“Para conocer a Jesús, es necesaria la oración, el Espíritu Santo” y también se necesita leer el Evangelio todos los días. Realizar oraciones de adoración y no sólo rezar para pedirle o darle las gracias. Y, por último, seguirlo, seguir su camino. “Para ser cristianos no son necesarias las cosas raras o difíciles”, añadió el Papa. 

Otro caso había tenido lugar en Argentina, María del Rosario de San Nicolás se le ha aparecido muchas veces a la vidente Gladys Quiroga de Mottaa, otorgándole mensajes. El primer encuentro había sido el 25 de setiembre de 1983. Sin embargo, la Iglesia Católica no ha incluido a estas apariciones como acontecimientos que deben ser creídos sí o sí, como sí ocurre con la virginidad e Inmaculada Concepción de María: ambos dogma de fe.

Además, la Iglesia Católica ha reiterado en numerosas ocasiones que el diablo puede colaborar en las “falsas apariciones” y enviar mensajes contradictorios a los del Evangelio e incluso así burlarse de Dios.

The following two tabs change content below.
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo. Redactora en Segundo Enfoque.

Comments

comments